Panamá apuesta por mares sin contaminación: miles de voluntarios limpian más de 50 playas

0
22
  • Panamá apuesta mares contaminación: miles voluntarios limpian más 50 playas
  • Miles de voluntarios han retirado toneladas de basura marina a lo largo de las costas del Pacífico y el Caribe de Panamá para destacar el impacto de las actividades humanas en los océanos. 

Sobre la Entidad

PNUMA
El programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente tiene como misión dirigir y alentar la participación en el cuidado del medio ambiente inspirando, informando y dando a las naciones y a los pueblos los medios para mejorar la calidad de vida. 
22

Miles de voluntarios han participado en la limpieza de más de 50 playas en el Caribe y el Pacífico de Panamá durante septiembre, un mes dedicado a la salud de los océanos en este país rico en biodiversidad marina.

El Mes de los Océanos, que se celebra desde hace 13 años en Panamá, busca generar conciencia sobre el impacto negativo de las actividades humanas en los mares. Este año tiene una vibrante agenda que ha incluido conteos de aves marinas, concursos de arte, torneos de caza del invasor pez león y un triatlón en la ciudad costera de Coronado.

El 24 de septiembre, buzos certificados de universidades nacionales y escuelas de buceo retiraron del fondo del mar casi 500 kilogramos de residuos, como plásticos y latas, en La Guaira, una localidad turística del Caribe ubicada el Parque Nacional Portobelo. Voluntarios locales clasificaron los desechos y realizaron un reporte de su composición destinado a la base de datos de la organización global Ocean Conservancy.

Panamá, un país con casi 3.000 kilómetros de costa en el Pacífico y el Caribe, es el primero de América Latina y el Caribe que se unió a Mares Limpios

El Parque Nacional Portobelo, ubicado en la provincia de Colón, alberga extensos arrecifes coralinos y manglares que son hogar de cientos de especies marinas. Esa riqueza y sus playas de arena dorada, envueltas por la densidad de la selva tropical, atraen a miles de turistas, sobre todo a aquellos que viven a pocos kilómetros, en las principales ciudades de Panamá, y disfrutan del mar  los fines de semana.

El potencial turístico de la región ha contribuido a que pueblos como La Guaira y la vecina Isla Grande vivan un crecimiento urbanístico que no ha ido acompañado de la expansión de los servicios públicos, una situación que afecta al medio ambiente y especialmente al mar, adonde llegan aguas residuales sin tratamiento y desechos sólidos que no son captados por el sistema formal de disposición.

ONU Medio Ambiente colaboró en esta limpieza de las profundidades, una de las actividades más significativas del Mes de los Océanos. La iniciativa estuvo organizada por la Fundación Promar y alineada con la campaña global Mares Limpios.

Por años hemos hecho de los océanos una especie de vertedero, pero debemos detenernos. La salud de nuestro planeta está en juego y dependemos del bienestar de los mares y sus criaturas”, alertó el Director Regional de ONU Medio Ambiente para América Latina y el Caribe, Leo Heileman, quien participó en la limpieza.

Los hábitos de producción y consumo de los humanos son los causantes de que este volumen de desperdicios llegue al mar, y para cambiar drásticamente esta situación la campaña Mares Limpios de ONU Medio Ambiente busca movilizar a los países, el sector privado y los ciudadanos a minimizar el uso de plástico, sobre todo de aquellos que usamos por pocos minutos antes de descartar (como sorbetes, botellas y cubiertos).  

Panamá, un país con casi 3.000 kilómetros de costa en el Pacífico y el Caribe, es el primero de América Latina y el Caribe que se unió a Mares Limpios e impulsa una serie de reformas trascendentales que se traducirán en un mejor trato a los océanos.

Una de estas iniciativas es un plan nacional para optimizar el manejo de los residuos sólidos, que se elabora con el apoyo de ONU Medio Ambiente. Actualmente, 42% de las 4.372 toneladas de desechos que se producen en el país terminan en espacios naturales como los cuerpos de agua y el mar, de acuerdo con un reciente diagnóstico de la autoridad local de aseo.

A la par, en agosto la Asamblea Nacional (Congreso) aprobó una prohibición a las bolsas de plástico no reutilizables, un producto que puede durar cientos de años en el ambiente antes de desintegrarse. La ley debe ser sancionada por el presidente, Juan Carlos Varela.

El Mes de los Océanos de Panamá, que cuenta con el apoyo de ONU Medio Ambiente y más de 50 organizaciones y empresas, tiene este año una vibrante agenda que ha incluido unas 57 limpiezas de playas, conteos de aves marinas, concursos de arte, torneos de caza del invasor pez león y un triatlón en la ciudad costera de Coronado, entre otras acciones que han ayudado a generar conciencia sobre el impacto negativo de las actividades humanas en los mares.

Para expandir el alcance de este mensaje, ONU Medio Ambiente llevó #MaresLimpios al Metro de Panamá, donde cada día unos 270.000 pasajeros conocieron sobre el origen de la contaminación marina a través de un vídeo oficial de la campaña reproducido en las pantallas de los vagones.

El Mes de los Océanos involucra al Ministerio de Ambiente, otras instituciones de Gobierno y organizaciones como MarViva, Promar, el Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales, Sociedad Audubon Panamá o el Metro de Panamá.

Treinta países se han unido a la campaña y 10 de ellos están en América Latina y el Caribe, incluyendo a Brasil, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, Ecuador, Granada, Perú, Santa Lucía y Uruguay.

Comentarios