Maldivas se suma a la campaña "Mares Limpios" de la ONU

0
21
  • Maldivas se suma campaña "Mares Limpios" ONU
  • Se posiciona así como el 28º país del mundo que toma esta decisión a fin de velar por la salud de los océanos y contribuir a eliminar la basura que éstos albergan.
  • La campaña, lanzada el pasado mes de febrero durante la Cumbre Mundial del Océano, insta a los distintos sectores (gobiernos, industria y consumidores) a actuar de forma responsable.
  • #Mares Limpios pretende eliminar, de aquí al año 2022, las principales fuentes de basura en los océanos, llamando la atención sobre los plásticos y las microperlas utilizadas en productos cosméticos.
  • Los ecosistemas, la pesca, el turismo y la cadena alimentaria se ven gravemente afectados por este fenómeno, con un coste estimado en 8.000 millones de dólares.

Sobre la Entidad

SOGAMA
La Sociedade Galega do Medio Ambiente (SOGAMA) es una empresa pública autonómica, creada en el año 1992 por el Decreto 111/1992 de la Xunta de Galicia, y adscrita a la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestruturas.
21

El pasado viernes, 8 de septiembre, Maldivas se sumó formalmente a la campaña “Mares Limpios” de la ONU Medio Ambiente, posicionándose como el 28º país del mundo que toma esta decisión a fin de velar por la salud de nuestros océanos y eliminar los desechos que estos albergan.

A partir de este momento, el país insular llevará a cabo diversas acciones acordes con el objeto de esta iniciativa, que insta a los gobiernos a poner en marcha políticas que promuevan el uso racional del plástico, toda vez que éste representa entre el 60% y el 90% de la basura marina, al tiempo que pide a la industria que apueste por el ecodiseño y que minimice los envases fabricados con plásticos, priorizando los reciclados y los biodegradables, y a los consumidores que abandonen las malas prácticas de usar y tirar, propias de una economía lineal, favoreciendo el tránsito a una circular en la que los materiales se reciclen y aprovechen al máximo.

La pesca, la cadena alimentaria y el turismo sufren las consecuencias de este fenómeno, urgiendo la aplicación de medidas que contribuyan a amortiguarlo. De hecho, se calcula que el daño ocasionado por la basura marina cuesta unos 8.000 millones de dólares.

Más de 8 millones de toneladas de plástico terminan cada año en los mares, lo que equivale a verter un camión de basura por minuto, ocasionando graves perjuicios sobre los ecosistemas, la flora y la fauna marina

Un camión de basura por minuto al mar

Más de 8 millones de toneladas de plástico terminan cada año en los mares, lo que equivale a verter un camión de basura por minuto, ocasionando graves perjuicios sobre los ecosistemas, la flora y la fauna marina. De hecho, los animales marinos los ingieren al confundirlos con alimento, ocasionándoles la muerte. A este ritmo de consumo, los expertos alertan de que, en el año 2050, el mar contendrá más plásticos que peces..

En este escenario, la campaña #Mares Limpios, lanzada el pasado mes de febrero durante la Cumbre Mundial del Océano, tiene por objeto eliminar, de aquí al año 2022, las principales fuentes de basura en los océanos, llamando la atención sobre los plásticos y las microperlas utilizadas en productos cosméticos. De hecho, y según estimaciones de ONU Medio ambiente, cerca de 51 billones de partículas de microplástico (cantidad 500 veces superior a las estrellas que hay en la galaxia) ensucian nuestros mares y amenazan gravemente su hábitat.

El Jefe del Programa de la ONU Medio Ambiente, Erik Solheim, señaló en su momento que “la contaminación de plástico está apareciendo en las playas de Indonesia, posándose en el fondo marino del Polo Norte y ascendiendo en la cadena alimentaria hasta nuestras mesas”.

Compromiso y concienciación

El compromiso de Maldivas tuvo lugar en el II Foro de Ministros y Autoridades Ambientales de Asia-Pacífico, que concluyó en Bangkok (Tailandia) con la decisión de los gobiernos de avanzar hacia un planeta limpio y libre de contaminación, haciendo frente al desafío urgente de dar una solución a la basura marina y a los microplásticos.

Países latinoamericanos como Uruguay y Costa Rica ya han tomado medidas, pretendiendo gravar el uso de bolsas plásticas para desincentivar su consumo y mejorar la gestión de los residuos, intensificando al mismo tiempo las labores de educación ambiental.

Determinadas empresas privadas ya han cogido el guante lanzado por ONU Medio Ambiente. Es el caso del gigante tecnológico Dell, que se comprometió a reciclar el plástico de los océanos para utilizarlo posteriormente en el embalaje de sus productos.

Comentarios