Residuos papeleros para limpiar vertidos de petróleo

0
54
54
  • Residuos papeleros limpiar vertidos petróleo

(Cordis) Cada año se generan en la Unión Europea cerca de 3.000 millones de toneladas de residuos, aunque no toda esta cantidad es basura. Un proyecto científico europeo está demostrando que los desperdicios de una persona pueden ser un tesoro para otra. Investigadores europeos del «Centro Tecnológico, Medioambiental y Logístico» (TEC Ltd., Eslovenia) han logrado transformar residuos de una fábrica papelera en un producto capaz de absorber fugas de combustible o el petróleo de un vertido. El equipo de investigación recibió el 60 % de su financiación a través de un proyecto Ecoinnovación del Programa Marco para la Innovación y la Competitividad (PIC) perteneciente a la Agencia Ejecutiva de Competitividad e Innovación (EACI). En total recibió 923 007 euros, que se invirtieron en el «proceso de industrialización y comercialización» de su tecnología.

Marko Likon, exdirector ejecutivo de TEC, se refirió a la relación entre los residuos papeleros y los vertidos de petróleo: «Enseguida establecimos una relación entre la sorción de petróleo y combustible y los residuos de la industria papelera que nos llevó a plantearnos los lodos de papel como un tesoro más que como un residuo», afirmó.

La cantidad de productos de papel y derivados de este es enorme y por desgracia también lo son sus residuos. La industria papelera de Europa produce más de 14,4 millones de toneladas de lodos de papel anuales. Estos lodos no contaban con una aplicación industrial a modo de materia prima, por lo que la mayoría acababan en los vertederos. No obstante, la nueva legislación europea en materia medioambiental se diseñó para evitar que estos residuos, con un alto contenido de carbono y aditivos, no acabe en los vertederos.

En lugar de generar desperdicio, la tecnología CAPS (conversión de los lodos de papel en absorbentes) creada por el equipo científico de TEC permitirá aprovechar dichos lodos para fabricar un material, denominado comercialmente CAPSorb, con una eficiencia de absorción elevada y capaz de limpiar vertidos de petróleo y de sustancias químicas en puertos comerciales y deportivos. La eficiencia del producto es tal que el equipo afirma que será capaz de absorber más del 99 % de la cantidad de sustancias hidrófobas vertidas en la superficie del agua, como por ejemplo una marea negra.

Su empleo no se limita a las grandes masas de agua, sino que también puede utilizarse en superficies sólidas para absorber sustancias de viscosidades diferentes. El aspecto más interesante de la tecnología reside en que es capaz de absorber cuatro kilogramos de vertido por kilogramo de material absorbente.

El reciclado de residuos, y la consiguiente reducción de los destinados al vertedero, para su empleo en labores de limpieza de vertidos no sólo generará ventajas para la industria papelera; también supondrá un alivio medioambiental para empresas como las gestoras de los puertos deportivos, al aportarles una solución respetuosa con el medio ambiente con la que mantener el entorno limpio.

El mercado probable para este producto es inmenso, pues además de los vertidos de petróleo tiene utilidad en otros sectores industriales, en concreto en aquellos que precisan separadores de aceite como los puertos comerciales y deportivos, las gasolineras (cerca de 110.000 en Europa), las refinerías de petróleo, los talleres mecánicos, los lavaderos de automóviles, la industria metalúrgica, la industria dedicada a la construcción de maquinaria, los hoteles, los restaurantes, la industria química y los aparcamientos.

La tecnología es relativamente barata, sencilla y fácil de reproducir, en especial en los mercados con una industria papelera evolucionada. En Eslovenia se ha puesto en marcha una línea de fabricación experimental y en Finlandia existen planes para crear otra a corto plazo. «Está prevista la expansión de nuestras actividades en una nueva línea de producción en la planta papelera de Eslovenia y otra en Finlandia», afirmó Franc Cernec, coordinador de proyectos en TEC.

El proceso de reintroducir los residuos en el ciclo económico se denomina simbiosis industrial o ecología industrial. Este proceso aumenta la disponibilidad de materias o fuentes de energía y se basa en ecosistemas naturales en los que los animales y las plantas mantienen una relación simbiótica. La base sobre la que se asienta este paradigma es que todos los residuos han de considerarse como recursos potenciales y que la clave de la sostenibilidad pasa por romper la conexión entre progreso y empleo de recursos.

Este punto de vista también queda reflejado en la iniciativa emblemática «Una Europa eficiente en el uso de los recursos». Este proyecto europeo supone un progreso considerable que demuestra las posibilidades existentes para lograr sus objetivos.

Para más información, consulte:

Centro Tecnológico, Medioambiental y Logístico (TEC):

http://www.toc.si 

Agencia Ejecutiva de Competitividad e Innovación (EACI):

http://ec.europa.eu/eaci/ 

Comentarios