"La educación ambiental tiene un importante papel en la rehabilitación de personas con adicciones"

  • Así se pronunció en Radio Voz el Director de Proyecto Hombre, Ramón Gómez Crespo, quien habló de la evolución de la entidad a lo largo de los últimos 27 años, adecuándose a una sociedad en constante cambio, con nuevos retos, pero también con nuevas adicciones.
  • Si bien todos los programas terapéuticos cuentan con un tronco común para la rehabilitación, éstos deben ser adaptados al perfil y necesidades de los usuarios para que resulten exitosos.
  • En este proceso desempeña una labor fundamental la familia, que debe acompañar diariamente al usuario durante el tratamiento. Si ésta no existe, Proyecto Hombre Galicia se encarga de construir el entorno social y afectivo necesario para la correcta evolución del paciente.
  • Este nuevo escenario ha llevado a la entidad, cuya actividad se enmarca en la Fundación Monte do Gozo, a contar con distintos centros y recursos en las principales ciudades gallegas.
  • El medio ambiente ha pasado a ocupar un lugar privilegiado en las distintas terapias por la oportunidad que ofrece en la reconstrucción de la vida de las personas con adicciones, ya que respetar el entorno significa respetar nuestra propia existencia y la de los demás.
0
15

Sobre la Entidad

SOGAMA
La Sociedade Galega do Medio Ambiente (SOGAMA) es una empresa pública autonómica, creada en el año 1992 por el Decreto 111/1992 de la Xunta de Galicia, y adscrita a la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestruturas.
15
  • " educación ambiental tiene importante papel rehabilitación personas adicciones"

En declaraciones a Radio Voz, en el marco del programa de educación ambiental Ecovoz, el Director de Proyecto Hombre en Galicia, Ramón Gómez Crespo, explicó, con el máximo detalle, la labor que esta organización está llevando a cabo en el marco de la Fundación Monte do Gozo y los retos que ha tenido que ir superando desde su creación, hace 27 años, para adecuarse a las nuevas necesidades terapéuticas de las personas con sufren algún tipo de adicción.

La familia, elemento crucial

Si bien su cometido en la década de los 90 estaba destinado a procesos de rehabilitación vinculados a las drogas, con el tiempo decidieron diversificar sus centros de trabajo, habida cuenta de los múltiples campos en los que actuar y la importancia que, en el itinerario de recuperación, tienen las familias, permitiendo de esta forma una mayor conexión con las mismas. Cuando éstas, por diversas circunstancias, no existen, Proyecto Hombre se encarga de crear un núcleo referencial social y afectivo adecuado que acompañe diariamente al individuo durante su tratamiento para ofrecerle estabilidad y que éste se encuentre arropado y respaldado. “El objetivo es ir construyendo y contextualizando un marco social que ayude a las personas a integrarse en la sociedad de una forma distinta, con un proyecto distintos y con unos objetivos saludables distintos”, a lo que añadió que “la problemática de adicción es un punto de partida, pero estamos ante un proceso constructivo de la persona que está en tratamiento”.

Cuando únicamente contaban con un solo centro en Santiago, el esfuerzo y desembolso económico que debían asumir las familias para estar presentes cada día en las sesiones de terapia era realmente insostenible para muchas de ellas, de ahí que la entidad cuente hoy con varios centros y recursos de atención en las principales ciudades gallegas y alrededores.

Nuevas adiciones, nuevas exigencias

Pero las adicciones, al igual que la sociedad, han cambiado, encontrándonos ante otras patologías tales como las compras compulsivas, la adicción a las nuevas tecnologías, juegos online, teléfonos móviles, violencia de género, etc., de ahí la necesidad de diversificar los programas terapéuticos, debiendo ajustarse éstos a cada caso y a cada circunstancia. También había que atender el caso de pacientes con cargas familiares: mujeres embarazadas, padres con hijos a cargo menores de tres años. Todas esas piezas han tenido que ser integradas en terapias únicas con final feliz.

Si bien es cierto, tal y como aseguró Ramón Gómez, todos los tratamientos tienen un tronco común, el reto reside en adecuarse al perfil de cada destinatario y dar solución a sus problemas sociales y convivenciales, unidos a conductas adictivas.

El respeto al entorno, elemento terapéutico de peso

Y en todo este entramado, la educación ambiental cumple un importante papel. El respeto al entorno en el que se desarrolla la vida constituye un pilar fundamental de las terapias aplicadas, de ahí que las personas que se encuentran en procesos de rehabilitación participen activamente en la recuperación del medio natural, en programas de recogida selectiva de residuos, cultivando huertos ecológicos, formando parte de iniciativas de limpieza de cauces de ríos, tomando conciencia de que, como sujetos activos, pueden contribuir de forma favorable a la preservación del medio ambiente.

Además de todo ello, Proyecto Hombre ha apostado firmemente por autoabastecerse energéticamente, contando con más de 300 paneles fotovoltaicos gracias a la colaboración, entre otras entidades, de la Consellería de Industria, a través del Inega.

Se trata, en todo caso, de aportar una nueva cultura, una nueva forma de ver la vida dada la transversalidad que el medio ambiente tiene en nuestra existencia. “Debemos implicar a los pacientes en un proceso reconstructivo desde el primer momento, y que pasa, por ejemplo, en hacer un uso racional de la luz, del agua, de los recursos en general”.

Gómez Crespo insiste en que la recuperación del individuo llegará en el momento en que encuentre sentido a su vida y que se sienta protagonista de la misma de forma constructiva.

Comentarios