"La Escola Galega de Consumo conciencia a la población sobre el consumo consciente e informado"

0
6
  • " Escola Galega Consumo conciencia población consumo consciente e informado"
  • Así se pronunció la Directora Técnica de esta entidad en Radio Voz, donde dio a conocer las interesantes acciones educativas y formativas que la Escuela lleva a cabo a través de sus aulas temáticas y programas formativos, tanto permanentes como estacionales, que dirigen a distintos colectivos sociales.
  • Explicó que uno de los principales objetivos de la entidad es llegar al mayor número de consumidores e informarles sobre sus derechos y deberes, así como sobre los productos que adquieren y los servicios que contratan, procurando que conozcan las posibilidades que tienen de reclamar ante cualquier problema.
  • Incidió también en la menor producción de residuos como una las principales consecuencias del consumo responsable, haciendo hincapié en la conveniencia de elaborar una lista previa de lo necesario y adoptar sencillos gestos tales como llevar la bolsa de casa al supermercado, optar por los productos a granel, rechazar los sobreempaquetados y diferenciar entre fecha de caducidad y consumo preferente.
  • Es por ello que invitó a la reflexión como ejercicio previo ante cualquier compra y pensar si realmente precisamos lo que pretendemos adquirir y si realmente se adapta a nuestras necesidades.

Sobre la Entidad

SOGAMA
La Sociedade Galega do Medio Ambiente (SOGAMA) es una empresa pública autonómica, creada en el año 1992 por el Decreto 111/1992 de la Xunta de Galicia, y adscrita a la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestruturas.
6

En declaraciones a Radio Voz, en el marco del programa de educación ambiental Ecovoz, la Directora Técnica de la Escola Galega de Consumo, Patricia Fernández López, explicó las particularidades de esta entidad, que se creó precisamente en el año 2005 con el objetivo de coordinar las actividades de educación y formación en el ámbito del consumo, que lleva a cabo tanto de la mano de la Consellería de Educación como de otras organizaciones públicas y privadas.

Tal y como manifestó, el principal objetivo de la Escuela es llegar al mayor número de consumidores e informarles de sus derechos y deberes, así como de los productos que adquieren y los servicios que contratan, y que conozcan las posibilidades que tienen de reclamar ante cualquier problema. En todo caso, con las actividades formativas que la escuela lleva a cabo, pretenden evitar precisamente la confusión, tan extendida, entre consumo y consumismo, y concienciar sobre el consumo consciente, crítico e informado, sin dejarse llevar por los impulsos de la publicidad y el márketing..

A juicio de Patricia Fernández, la educación y la formación resultan esenciales en este sentido, ya que las formas de consumo están cambiando.

Aulas con diferentes cometidos

El consumo responsable es una de las mejores garantías para reducir la generación de desechos

La sede de la Escuela se encuentra en Santiago de Compostela y allí disponen de tres aulas adaptadas para trabajar contenidos concretos. En la de informática suelen realizar talleres relativos a las compras en internet, contratación de viajes en red, diseño de videojuegos, simulación de una factura eléctrica, etc, y, en la de publicidad, se profundiza en cómo elaborar un anuncio, cómo analizar la publicidad ilícita y, en definitiva, cómo comprender mejor el lenguaje publicitario y sus recursos. En el aula de supermercado, a la que la Directora Técnica califica como más bonita e instructiva, se trabaja en la compra responsable, el etiquetado alimentario, la pirámide alimentaria y la publicidad en el punto de venta.

Programas formativos de alcance

Más allá de las aulas y actividades desarrolladas en las mismas, la entidad ha promovido cuatro programas formativos claramente diferenciados. Uno, de carácter permanente, que se desarrolla íntegramente durante los meses académicos, que han bautizado con el nombre de Cores, acrónimo de consumo responsable, y en el marco del cual se imparten charlas y talleres prácticos sobre temáticas tan diversas como la alimentación, el etiquetado, la publicidad, los juguetes, el comercio justo y las tecnologías de la información y la comunicación, incidiendo especialmente en los derechos y deberes de los usuarios y consumidores, y cómo hacerlos valer.

Los tres programas restantes tienen carácter estacional, vinculándose a las tres épocas del año en las que el consumo resulta más notorio y adopta unas especiales características. Uno de ellos es el Entroido coa EGC, en el que los disfraces y productos típicos asociados a esta celebración cobran especial protagonismo, sobre todo en el ámbito de la seguridad, evitando riesgos para la salud. Otro es el que recibe por nombre Lecer-consumo, asociado a los campamentos urbanos, y con el que se pretende indagar en las alternativas de ocio en verano. Y finalmente, tendríamos el programa Infonadal-consumo, con el que se proporcionan consejos de compra responsable en Navidad, época del año en la que el consumo se dispara de forma exponencial.

Además de todo ello, disponen de una acción específica que canalizan a través del Plan Proxecta de la Consellería de Cultura, Educación e Ordenación Universitaria y que toma la forma de concurso escolar Consumópolis y un programa denominado Galiconsnet, propiciando con ello que el consumo responsable esté presente en las aulas.

La secuencia de programas se complementa con otras acciones tales como charlas, cursos y conferencias sobre distintas temáticas de actualidad: factura de la luz, telefonía móvil, servicios financieros, etc.

Menos residuos, uno de los principales objetivos

Fernández López abundó también en el consumo responsable como una de las mejores garantías para reducir la generación de desechos, toda vez que el mejor residuo es el que no se produce. En este sentido, hizo hincapié en la conveniencia de elaborar una lista previa de lo necesario, diferenciar claramente la fecha de caducidad de la de consumo preferente, llevar nuestra propia bolsa al supermercado, evitando las bolsas plásticas de un solo uso, priorizar la adquisición de artículos a granel, rechazar los sobreempaquetados y optar por los productos que se comercializan en envases reutilizables.

Es por ello que invitó a la reflexión como ejercicio previo a cualquier compra y pensar si realmente necesitamos lo que pretendemos adquirir y si se adapta a nuestras necesidades.

Comentarios