Más reciclaje y menos vertido: La máxima que rige el plan de acción de Sogama

0
16
  • Más reciclaje y menos vertido: máxima que rige plan acción Sogama
  • Así se pronunció Javier Domínguez, presidente de Sogama, durante su intervención en el Congreso de Medio Ambiente que esta semana se celebra en el municipio de Vilalba, en la provincia de Lugo.
  • En el transcurso de su ponencia, el máximo responsable de la compañía pública aludió al buen hacer de determinados países del norte de Europa en la gestión sostenible de los residuos urbanos, toda vez que han alcanzado elevadas tasas de reciclado y de valorización energética, circunstancia que les ha permitido llegar a unos niveles de vertido por debajo del 4%.
  • En este sentido, explicó que la ampliación de la infraestructura industrial de Sogama persigue precisamente cuadriplicar la aportación de la empresa al reciclado y desviar a vertedero sólo aquella parte de la basura que no se pueda reciclar ni valorizar material o energéticamente.
  • De forma paralela, y para lograr este propósito, la empresa reforzará igualmente los recursos destinados a divulgación y educación ambiental, consciente de que el cumplimiento de los exigentes objetivos de reciclado para 2030 requiere del trabajo de todos los sectores sociales.
  • Ahorro, eficacia y eficiencia constituyen, para Domínguez, las claves de un futuro más próspero y sostenible.

Sobre la Entidad

SOGAMA
La Sociedade Galega do Medio Ambiente (SOGAMA) es una empresa pública autonómica, creada en el año 1992 por el Decreto 111/1992 de la Xunta de Galicia, y adscrita a la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestruturas.
16

Con motivo de su participación en el Congreso de Medio Ambiente que esta semana se celebra en la localidad lucense de Vilalba, el presidente de Sogama, Javier Domínguez, aludió a los países del norte de Europa como referentes en la gestión sostenible de los residuos urbanos. En este sentido, puso como paradigma a Alemania, país que apuesta firmemente por el reciclaje, con un 47%, pero también por la valorización energética de la fracción no reciclable, con un 35%, circunstancia que le ha permitido llegar al vertido técnico cero, misma aspiración de Sogama.

A su juicio, otros ejemplos podrían ser Bélgica, Holanda, Suecia, Noruega y Austria, con altos índices de reciclado y con unos porcentajes de valorización energética que oscilan entre el 35 y el 54%, presentando unas tasas de vertido inferiores al 4%. Una situación que difiere notablemente de la experimentada en España, en donde el uso del vertedero asciende todavía al 55% y en donde la valorización energética no ha logrado superar la barrera del 12%.

En este sentido, recordó que en Europa hay alrededor de 400 plantas de valorización energética que, además de tratar los residuos que no se pueden reciclar ni valorizar materialmente, cumplen una función social importante al suministrar calor y electricidad barata a las poblaciones limítrofes. De ahí que su emplazamiento habitual sea el propio centro de las ciudades, contribuyendo a disminuir la dependencia energética exterior.

La economía circular se incorpora de lleno a la filosofía empresarial de la entidad

El máximo responsable de la compañía apeló a la fiscalidad como una de las principales medidas a adoptar para revertir la situación en nuestro país, siendo la tasa al vertido una de la acciones a adoptar, tal y como han hecho, y además con buenos resultados, los Estados del norte.

Más reciclaje y menos vertido: más ahorro

Aseguró que la ampliación de Sogama va en esta línea. El complejo industrial de Cerceda verá incrementada su capacidad en un 81%, pasando de las 550.000 toneladas anuales a 1 millón. Con esta actuación, en el año 2019 esta infraestructura podrá tratar de forma óptima todos los desechos urbanos producidos en Galicia, al tiempo que aumentará su aportación al reciclado, cuadriplicando las cifras actuales, y disminuirá el vertido, llevando a vertedero, única y exclusivamente, aquella parte de la basura que no se pueda reciclar ni valorizar material o energéticamente.

La economía circular se incorpora de lleno a la filosofía empresarial de la entidad, cuyos esfuerzos se acrecentarán notablemente para ayudar a alcanzar los exigentes objetivos de reciclado establecidos por la Unión Europea y en cuyo cumplimiento deben participar todos los sectores sociales.

Más reciclaje y menos vertido constituye la máxima que rige el plan de acción de la compañía, que reforzará igualmente sus inversiones en educación medioambiental para que los ciudadanos, desde sus hogares, centros de trabajo y tiempo de ocio, contribuyan igualmente, a través de un consumo responsable, a producir menos basura, a alargar la vida útil de los productos y a separarlos por tipologías, una vez convertidos en desechos, depositándolos en los contenedores correspondientes para propiciar y garantizar su posterior reciclado. Sólo así “se limitará el consumo de los ya escasos recursos naturales”.

El ahorro, medioambiental, económico y social, constituye, para Javier Domínguez, la palabra clave. Ahorrar hoy para preservar el mañana y garantizar el bienestar y calidad de vida de las actuales y futuras generaciones. Este es su gran reto.

Comentarios