Meaño amplía su programa de compostaje doméstico con 25 nuevos compostadores cedidos por Sogama

0
10
  • Meaño amplía programa compostaje doméstico 25 nuevos compostadores cedidos Sogama
  • Esta nueva partida se une a los 83 recipientes proporcionados al ayuntamiento por parte de la empresa pública en años anteriores, sumando un total de 108 unidades.
  • El ente local intenta así satisfacer las peticiones de particulares interesados en llevar a cabo prácticas de autocompostaje en sus hogares y contribuir a alcanzar importantes beneficios ambientales, económicos y sociales para el municipio.
  • Sogama aplica un estricto protocolo de actuación a los ayuntamientos adscritos a su programa con el objetivo de garantizar la obtención de un compost de calidad que pueda ser aplicado a la agricultura sin restricciones.

Sobre la Entidad

SOGAMA
La Sociedade Galega do Medio Ambiente (SOGAMA) es una empresa pública autonómica, creada en el año 1992 por el Decreto 111/1992 de la Xunta de Galicia, y adscrita a la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestruturas.
10

Dada la alta demanda de solicitudes por parte de particulares que quieren instaurar en sus viviendas prácticas de autocompostaje, el concello pontevedrés de Meaño, con el apoyo de Sogama, ha decidido incorporar a su programa 25 nuevas familias. El objetivo es que cada vez sean más los vecinos que contribuyan al reciclaje de la materia orgánica en origen y cierren el circuito de aprovechamiento de la misma mediante su transformación en compost, un abono natural con excelentes propiedades nutritivas para el suelo y que viene a sustituir a los fertilizantes artificiales.

Todo beneficios

A día de hoy son 64 las entidades pontevedresas que se encuentran adscritas al programa de compostaje doméstico de Sogama, habiendo repartido entre las mismas cerca de 2.050 compostadores

Sogama hará entrega al concello pontevedrés de una nueva remesa de compostadores (25 en concreto), que se sumarán a los 83 suministrados en años anteriores, a fin de que el ente local avance hacia la consecución de los incuestionables beneficios ambientales, económicos y sociales que trae consigo el compostaje doméstico. Desde la dimensión ambiental, porque, con esta iniciativa, se reduce la frecuencia de recogida de los contenedores verdes convencionales, así como el transporte de los residuos hasta la planta de transferencia más cercana, disminuyendo de forma exponencial las emisiones de CO2 a la atmósfera. Desde la económica, porque al entregar menos desechos a Sogama, se aminora en buena medida el importe de la factura a pagar a la compañía pública. Y desde la social, porque se recupera una tradición en Galicia, como es la segregación de los restos orgánicos para alimento del ganado o elaboración de abono, con la particularidad de que también se reducen los desplazamientos de la población a los contenedores de recogida selectiva, por lo que general más distanciados de los domicilios rurales debido a la alta dispersión de la población.

Más de 2.000 compostadores repartidos en la provincia

A día de hoy son 64 las entidades pontevedresas (31 concellos, 30 centros educativos y 3 colectivos sociales) que se encuentran adscritas al programa de compostaje doméstico de Sogama, habiendo repartido entre las mismas cerca de 2.050 compostadores. La pretensión de la empresa es extender progresivamente el autocompostaje por las cuatro provincias gallegas a fin de que las viviendas unifamiliares que dispongan de huerto o jardín puedan autogestionar sus restos orgánicos y convertirlos en un abono natural de alta calidad que cumpla con todos los parámetros exigidos en la normativa vigente, siendo aplicado a la agricultura con garantías y sin restricciones.

A fin de garantizar el éxito de su programa, Sogama aplica un estricto protocolo de actuación a los concellos que deciden sumarse a su modelo. Si bien la empresa se encarga de proporcionar los compostadores, así como la formación necesaria a los usuarios a través de cursos presenciales y el asesoramiento externo a los entes locales, son estos últimos los que deben realizar un seguimiento de la experiencia puerta a puerta, comprobando la aplicación de la técnica por parte de los vecinos, despejando dudas y solventando posibles errores.

Comentarios