"La cooperación y la colaboración resultan esenciales en la protección del medio ambiente"

0
9

Sobre la Entidad

SOGAMA
La Sociedade Galega do Medio Ambiente (SOGAMA) es una empresa pública autonómica, creada en el año 1992 por el Decreto 111/1992 de la Xunta de Galicia, y adscrita a la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestruturas.
9
  • " cooperación y colaboración resultan esenciales protección medio ambiente"
  • Pedro Cantero, Director de la Escuela de Adultos del penal de Monterroso, explicó en Radio Voz Galicia la forma en la que han conseguido introducir en el centro el cuidado del medio ambiente y las posibilidades que éste ofrece para la reinserción social de los reclusos.
  • En el marco del proyecto europeo “Desarrollo sostenible para todos”, decidieron poner en marcha un invernadero 100% reciclado, construido con cerca de 5.000 botellas plásticas, y que más tarde albergaría una huerta ecológica en la que han invertido muchos esfuerzos y sobre la que han proyectado muchas ilusiones.
  • Pero, además de transmitir las bondades del reciclaje, Cantero ha querido que las iniciativas desarrolladas fuesen puntos de encuentro para los internos y una oportunidad para trabajar juntos, para colaborar, para ayudar y para compartir experiencias. En definitiva, una oportunidad para transmitir los valores esenciales de la convivencia.
  • Y todo ello lo han plasmado en un libro “El huerto ecológico”, que vio la luz el pasado mes de octubre y en el que se relata con detalle todo el trabajo desarrollado por la institución.

El Director de la Escuela de Adultos del Centro Penitenciario de Monterroso (Lugo), Pedro Cantero, se ha erigido en una de las figuras más relevantes en el ámbito de la ecología por su inestimable contribución a la protección del entorno y por hacer del medio ambiente un vehículo canalizador de buenas prácticas para la futura reinserción social de los reclusos. Toda una apuesta por la sostenibilidad, pero también por un futuro mejor para aquellos que, por diversas circunstancias, han tenido que alejarse del sistema con el objetivo de aprender e interiorizar de nuevo valores esenciales para la vida como la convivencia, el compañerismo y el respeto.

Una vida mejor a través de la convivenvia multicultural

El trabajo que, en este sentido, ha venido desarrollando el penal monterrosino es ejemplar. Pero su devoción por conservar y cuidar el medio en el que vivimos no es nueva. Ya hace años, y en el marco de un proyecto europeo denominado “Desarrollo sostenible para todos”, decidieron poner en marcha un invernadero en el que emplearon materiales reciclados. Concretamente 5.000 botellas plásticas vacías de 1,5 litros cada una. Una exitosa iniciativa en la que se volcaron de lleno los internos dada su originalidad, curiosidad y funcionalidad. Pero el objetivo de Cantero era ir más allá y utilizar el proyecto como espacio de colaboración por parte de los internos, toda vez que en el centro conviven personas de hasta 40 países diferentes, con distintas culturas, distintas religiones y distintas prioridades. Conciliar intereses e ilusiones no resultó fácil, pero finalmente las expectativas se materializaron a través de una iniciativa transversal que atrajo la atención de muchos.

Tras la puesta en marcha del invernadero, venía un nuevo reto: la agricultura ecológica. Tal y como manifestaba recientemente Pedro Cantero en Radio Voz “éramos desconocedores de los secretos de la huerta, pero hoy sabemos un poquito más y vamos mejorando”. Porque en la huerta del centro se planta casi de todo y son los propios reclusos los que se encargan de su cuidado. Y el abono con el que alimentan día a día la plantación es inmejorable. Lo obtienen a través de los distintos compostadores con los que cuenta el centro y que fueron suministrados en su día por Sogama. Los más afanados incluso recibieron un diploma de la Sociedad pública en el que se reconocía y se ponía de relieve el gran trabajo realizado para que los cultivos diesen sus frutos.

Aprender compartiendo

Palabras como compartir, convivir, experimentar, ayudar, intercambiar, impulsar, etc, forman parte del trabajo diario del Director de la Escuela de Adultos y sus compañeros de profesión, que manifiestan igualmente haber aprendido mucho con esta labor. Y todas estas experiencias también han dado sus resultados. Prueba de ello es “El huerto ecológico”, un libro recopilatorio publicado por el penal el pasado mes de octubre, y que contó con el apoyo de Sogama, en el que se recogen sus grandes hazañas en torno a la agricultura sostenible, dando buena cuenta de las distintas fases por las que discurrió el proyecto hasta erigirse en todo un referente en el ámbito nacional e internacional. Hermosas fotografías ilustran unos cuidados textos en los que se describe, con la máxima pulcritud y hasta el más mínimo detalle, la tarea y el esfuerzo humano invertido en dar forma a una ilusión, la misma que tienen muchos de los internos por caminar hacia un futuro mejor.

El protagonista de buena parte de las instantáneas también es Cantero, quien reconoce que la fotografía es su afición y pasión. No en vano, ya ha expuesto varias colecciones en el museo provincial de Lugo. Algunas, de sus viajes por Europa, como es el caso de las mujeres de Turquía o de las gentes de Alepo. “Recuerdos agridulces de una ciudad hoy arrasada”, pero que su autor ha querido compartir para mostrar que una vida mejor era posible antes y será posible después.

El Director de la Escuela se muestra convencido de que disfrutar de un mayor bienestar y calidad de vida depende en buena medida de todos nosotros. Gestos tan sencillos y básicos como cerrar el grifo, separar los residuos por tipologías y consumir de forma racional, se pueden traducir en grandes progresos. Y esgrime un argumento de peso: “este es el único mundo que tenemos”.

Comentarios