"El vermicompostaje es una técnica de alto potencial para la gestión de los residuos orgánicos"

0
34

Sobre la Entidad

SOGAMA
La Sociedade Galega do Medio Ambiente (SOGAMA) es una empresa pública autonómica, creada en el año 1992 por el Decreto 111/1992 de la Xunta de Galicia, y adscrita a la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestruturas.
34
  • " vermicompostaje es técnica alto potencial gestión residuos orgánicos"
  • Así lo manifestó en Radio Líder Sergio Quiroga, gerente de la firma Ecocelta Galicia, cuyo cometido está orientado hacia la fabricación y comercialización de abonos y enmiendas orgánicas para uso como fertilizantes en agricultura y jardinería.
  • Las lombrices constituyen el principal activo del vermicompostaje, pero lo que poca gente sabe es que “10 kilos de este anélido pueden gestionar hasta 600 gramos de comida por día”.
  • Quiroga insistió en la necesidad de elaborar un compost de calidad, pues si éste no alcanza el grado de madurez adecuado o cuenta con elevadas cantidades de salinidad, “la raíz de las plantas se pueden quemar”.
  • Si bien los proyectos de innovación en los que Ecocelta ha venido trabajando comenzaron con el vermicompostaje, lo cierto es que la empresa también ha liderado distintas iniciativas vinculadas a la gestión de los purines, las frutas y los residuos urbanos, acumulando igualmente experiencia en el aprovechamiento de las energías renovables y en sistemas de depuración de aguas con plantas macrofitas.
  • A lo largo de estos años, esta pyme ha recibido numerosos premios, siendo distinguida recientemente como la empresa más competitiva.

Ecología, innovación, desarrollo, tecnología y educación ambiental constituyen, entre otros, algunos de los conceptos y atributos que podrían definir perfectamente a la firma Ecocelta Galicia, S.L, cuyos orígenes se remontan al año 2003, momento en el que llevó a cabo un proyecto privado circunscrito a la localidad pontevedresa de Ponteareas, donde la empresa tiene su sede, y cuyo fin era gestionar los residuos orgánicos de esta área geográfica para producir abono ecológico. 13 años después, Ecocelta ha conseguido erigirse en una pyme de reconocido prestigio cuya actividad se centra en la fabricación y comercialización de abonos y enmiendas orgánicas para uso como fertilizantes en agricultura y jardinería, otorgando un gran protagonismo al compostaje y vermicompostaje.

Las lombrices, un mundo por descubrir

Así lo explicó su gerente, Sergio Quiroga, en una entrevista concedida a Radio Líder, donde dio a conocer los pormenores del vermicompostaje como técnica de gestión de restos orgánicos con lombrices para producir abono. En este sentido, indicó que, cuando el proceso de compostaje ya ha alcanzado su punto álgido de fermentación y la temperatura comienza a bajar, entran en acción las lombrices, que ingieren ese abono, con la particularidad de que en sus intestinos contienen bacterias y microorganismos beneficiosos para el suelo. Es por ello que el compost obtenido a través del vermicompostaje resulta mucho más estable y de mayor calidad. Podría identificarse, a juicio de Quiroga, como “un vino de reserva”.

Clarificó que en un compostador en fase termófila, las lombrices siempre estarán en la zona fría, que es la parte inferior del recipiente, y a través de la cual los usuarios van extrayendo el compost. A más de 20-35º, el anélido empieza a sufrir y podría morir.

cuando el proceso de compostaje ya ha alcanzado su punto álgido de fermentación y la temperatura comienza a bajar, entran en acción las lombrices

La concepción de la utilidad de la lombriz ha variado sustancialmente, ya que “muchos pensaban que únicamente servían para pescar”. En este sentido, manifestó que “poca gente sabe que come casi hasta el 60% de su peso por día, lo que quiere decir que 10 kilos de lombrices pueden gestionar hasta 600 gramos de comida diarios”.

Hizo especial hincapié en la necesidad de elaborar un compost de calidad, así como en la importancia de formar previamente a los ciudadanos a través de programas educativos. “Si tenemos un compost de calidad y echamos demasiado producto en la planta, no va a pasar nada, ya que ésta va a utilizar lo que necesite; pero si el compost está inmaduro o cuenta con unas cantidades de salinidad elevadas, la raíz se puede quemar”, advirtió.

La innovación, una prioridad

La experiencia de Ecocelta en innovación arrancó en el año 2006, precisamente con un proyecto de investigación en el ámbito del vermicompostaje desarrollado en Bolivia y a través del cual pudieron constatar el alto potencial que tenía la lombriz en la gestión de los restos orgánicos.

Y fue precisamente de regreso de ese viaje, cuando decidieron poner en marcha un departamento de I+D, creando el primer laboratorio de vermicompostaje a nivel nacional. Durante los siguientes 10 años, participaron en proyectos de gestión de purines, de frutas y de residuos urbanos, trabajando en varias aplicaciones para la gestión de materia orgánica residual a través de la lombriz, formando parte igualmente de iniciativas de aprovechamiento de energías renovables, como es el caso del biogás, y en sistemas de depuración de aguas con plantas macrofitas.

Tras 9 años de investigación, la firma cuenta con una patente para depurar purines de forma biológica y está trabajando en la organización de un consorcio con otras empresas para abordar un nuevo proyecto en el que asumiría la parte técnica.

Ecocelta ha sido distinguida con numerosos premios. Sergio Quiroga asegura que “estimulan mucho porque el trabajo no es fácil, ni antes ni después”, a lo que añadió que “estamos sorprendidos y muy contentos de que nos hayan galardonado como empresa más competitiva”. Al respecto, considera que Galicia constituye un marco ideal para la innovación. “Nuestra comunidad tiene un alto potencial en medio ambiente que hay que saber aprovechar”, concluyó.

Comentarios