Más de 200 entidades gallegas implantan prácticas de compostaje doméstico

0
49

Sobre la Entidad

SOGAMA
La Sociedade Galega do Medio Ambiente (SOGAMA) es una empresa pública autonómica, creada en el año 1992 por el Decreto 111/1992 de la Xunta de Galicia, y adscrita a la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestruturas.
49
  • Más 200 entidades gallegas implantan prácticas compostaje doméstico
  • El 5 de diciembre, se celebra el Día Mundial del Suelo con la finalidad de concienciar a la población sobre la importancia de preservar este recurso.
  • Las actividades humanas, en particular el abuso de fertilizantes y pesticidas, pueden provocar un deterioro muy severo en este elemento esencial para la vida en el planeta.
  • A través del reciclado de la materia orgánica en origen, los usuarios obtienen un abono natural de alta calidad con el que mejorar la estructura de los suelos, al tiempo que contribuyen a reducir costes ambientales y económicos.
  • Es por ello que Sogama, en su firme apuesta por la gestión sostenible de los residuos urbanos, ya ha repartido cerca de 6.200 compostadores entre ayuntamientos, centros escolares y colectivos sociales.

El año que está a punto de concluir fue declarado Año Internacional de las Legumbres por la FAO (Organización para la Alimentación y la Agricultura, que forma parte de la ONU). El día 5 de diciembre, se conmemora el Día Mundial del Suelo, bajo el lema “Suelos y leguminosas, simbiosis por la vida”. Mediante esta efeméride, la FAO pretende, por una parte, concienciar a la población mundial sobre la importancia capital de preservar nuestros suelos; y, por otra, informar de la acción beneficiosa que sobre ellos ejercen las legumbres.

La simbiosis, que podríamos definir como un fenómeno de asociación natural entre dos o más organismos vivos de la que se derivan efectos beneficiosos para ambos, tiene un magnífico botón de muestra en la acción de las leguminosas sobre el suelo. Estos vegetales contribuyen de manera decisiva a fijar el nitrógeno atmosférico sobre el terreno, gracias a la acción de las rhizobium, una familia de bacterias que están presentes en las raíces de aquéllas. No es de extrañar que, tradicionalmente, se hayan empleado las legumbres en las rotaciones de cultivos, porque mejoran la biodiversidad, la fertilidad y la estructura del terreno. Además, constituyen un magnífico alimento por su elevado contenido en minerales, proteínas y fibra.

El suelo es un recurso clave y un elemento esencial del entorno natural sobre el que se produce la mayor parte de los alimentos que consumimos y se asienta casi toda la flora del planeta. Además, regula los ciclos del agua, ayuda a captar el carbono presente en la atmósfera, tiene una influencia crucial sobre el clima y su salud resulta determinante para la biodiversidad de los ecosistemas.

La degradación del suelo, un fenómeno alarmante

La creciente presión demográfica y agrícola que ejercemos sobre nuestros suelos conlleva que casi un 33% de ellos se encuentren degradados, en mayor o menor medida.

Probablemente, uno de los principales responsables de dicha degradación es el uso indiscriminado de fertilizantes y pesticidas, puesto que estas sustancias son absorbidas por el suelo y tienen un efecto devastador sobre la flora y la fauna.

Puede que no seamos conscientes de las graves consecuencias de algunas acciones más o menos habituales, como derramar pinturas, disolventes o aceites minerales sobre el terreno, en lugar de depositarlos en un punto limpio. Pero lo cierto es que esa contaminación puede provocar efectos irreversibles o, en el mejor de los casos, requerir del transcurso de mucho tiempo para que el suelo recobre el equilibrio y vuelva a ser nuestra fuente de alimento y salud.

Entre todos, legisladores, administraciones, empresas y ciudadanos debemos hacer un esfuerzo para preservar la salud de nuestros suelos, como un objetivo más del desarrollo sostenible.

Sogama, consciente de los beneficios ambientales, económicos y sociales que trae consigo el reciclaje de la materia orgánica in situ, ha posibilitado, a día de hoy, que más de 200 entidades (136 ayuntamientos, 58 centros escolares y 10 colectivos sociales), entre las que ha distribuido cerca de 6.200 compostadores, hayan implantado prácticas de compostaje doméstico, transformando la materia orgánica en un abono natural de alta calidad y con extraordinarias propiedades fertilizantes para el suelo.

Comentarios