"El desembolso que supone el tratamiento de un litro de aceite industrial usado es de 6 céntimos"

0
38

Sobre la Entidad

SOGAMA
La Sociedade Galega do Medio Ambiente (SOGAMA) es una empresa pública autonómica, creada en el año 1992 por el Decreto 111/1992 de la Xunta de Galicia, y adscrita a la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestruturas.
38
  • " desembolso que supone tratamiento litro aceite industrial usado es 6 céntimos"
  • Así lo desveló en Radio Líder Fermín Martínez de Hurtado Gil, Director de Relaciones Institucionales y Comunicación de SIGAUS, Sistema Integrado de Gestión de Aceites Industriales Usados, cuya función está circunscrita a la recogida y correcto tratamiento de los mismos, dando debido cumplimiento a la normativa vigente en la materia.
  • Recordó que el uso de aceites industriales genera un residuo peligroso y contaminante que, de no recibir el tratamiento oportuno, podría originar serios daños al medio ambiente y a la salud pública.
  • Respecto a los tratamientos físicoquímicos a aplicar a este desecho, se refirió al de regeneración, a través del cual se le retiran los elementos contaminantes, obteniendo la materia prima con la que se vuelve a fabricar lubricantes, así como al de descontaminación, dando lugar a un fuel oil de bajo índice de azufre y elevado poder energético.
  • Manifestó que la trazabilidad de este residuo, desde su generación hasta su tratamiento, está acreditada, exigiendo la cumplimentación, tanto por parte de productores como de gestores, de una serie de documentos establecidos por ley.
  • También explicó los mecanismos de los que se sirve este SIG para garantizar su transparencia y rigor, propiciando igualmente una mayor concienciación social.

En recientes declaraciones efectuadas en Radio Líder, en el marco del programa medioambiental “Galicia al Natural”, el Director de Relaciones Institucionales y Comunicación de SIGAUS, Fermín Martínez de Hurtado Gil, explicó de forma pormenorizada el cometido de este Sistema Integrado de Gestión de Aceites Industriales Usados, que se creó en el año 2007 para garantizar la recogida y correcto tratamiento de los mismos en todo el territorio español, dando debido cumplimiento a la normativa vigente en la materia.

En este sentido, recordó que el uso de aceites industriales genera un residuo peligroso y contaminante que, de no recibir el tratamiento correcto, podría originar serios daños al medio ambiente, tanto a nivel hídrico como atmosférico, así como a la salud pública. Y para ilustrarlo puso dos ejemplos suficientemente clarificadores: 2,4 litros de aceite usado (prácticamente la cantidad que se extrae de nuestro coche cuando lo cambiamos), podría contaminar del orden de 2,4 millones de litros de agua, cifra que equivaldría a la cantidad que consumen 50 personas durante un año; y si se queman 5 litros de aceite usado en una estufa sin control, se podría contaminar el aire que respira una persona en 3 años.

La financiación de este modelo de gestión corre a cargo de las empresas que ponen en el mercado aceites lubricantes

Recogida y tratamiento

Tras la recogida del aceite usado, que llega prácticamente al 100%, los tratamientos técnicos utilizados para tratar este tipo de residuo son fundamentalmente físicoquímicos, siendo el mayoritario el de regeneración, que es lo más parecido a la reutilización. Así, Martínez de Hurtado explicó que, en este caso, el aceite usado se somete a una limpieza exhaustiva para retirarle, mediante distintos reactivos y procesos de destilación, los elementos contaminantes, obteniendo la materia prima, es decir, el aceite base con el que se podrán fabricar nuevos lubricantes.

Al respecto, señaló que la ley obliga a que, al menos, se regenere el 65% del aceite usado. De hecho, tal y como informó, el pasado año se colocaron en el mercado 61.000 toneladas de bases lubricantes regeneradas, lo que equivale a aproximadamente el 20% del consumo de este tipo de aceites industriales en España; un proceso con el que, además, se logra reducir en gran medida las emisiones de CO2.

Otras de las alternativas de tratamiento es la descontaminación, a partir de la cual se obtiene fuel oil de uso industrial, con un bajo índice de azufre y un importante poder energético. En 2015 se destinaron 27.000 toneladas de aceite usado a este proceso de valorización energética, produciendo la energía necesaria para abastecer a alrededor de 68.000 hogares tipo medio.

Financiación

La financiación de este modelo de gestión corre a cargo de las empresas que ponen en el mercado aceites lubricantes que, debidamente canalizada a través de SIGAUS, provee a los gestores los medios económicos necesarios para recoger y tratar el residuo. Por cada kilo de aceite nuevo, se paga 6 céntimos de euro. No obstante, este precio se repercute en la cadena hasta llegar al consumidor final, que es el propio ciudadano o la industria. Esto significa que por el cambio de aceite de nuestro coche, alrededor de 4 litros, pagamos tan sólo 24 céntimos. “Con esta aportación se permite cubrir los déficits económicos de todo el proceso de gestión, desde la recogida hasta el tratamiento final”, indicó, añadiendo que “Más allá de nuestra principal preocupación, que es la medioambiental, pretendemos que con este desembolso económico se garantice el objetivo de recogida de todo el aceite usado que se genera en España, con independencia de las fluctuaciones del precio del petróleo”.

Rigor, transparencia y concienciación social

El portavoz de SIGAUS señaló que la trazabilidad del residuo, desde su generación hasta su tratamiento, está garantizada, exigiendo, en el caso de gestores y productores, la cumplimentación de una serie de documentos establecidos por ley. En 2015 se realizaron 180.000 operaciones de movimientos de aceite usado en España, extendiendo la recogida a 70.000 puntos de producción.

No obstante, y debido a que la distribución de la población en España es muy desigual, con ámbitos muy concentrados y otros muy dispersos, la mitad del aceite usado se recuperó únicamente en 100 municipios, debiendo recorrer grandes distancias para recoger el resto. A esto habría que añadir que, en muchas ocasiones, estas localidades se encuentran alejadas de los grandes núcleos de población, que es donde habitualmente se encuentran los gestores y sus instalaciones. De ahí que 18.000 puntos productores fuesen atendidos a más de 100 kilómetros de distancia.

Todos los datos se encuentran a disposición de los ciudadanos a través de la plataforma web “Observatorio del Aceite Usado”, conformada a su vez por mapas interactivos a través de los cuales se pueden conocer todos los pormenores por Comunidades Autónomas.

A través de la publicación de Memorias de Sostenibilidad anuales, este SIG rinde cuentas ante sus grupos de interés (fabricantes, productores de residuos, gestores, administraciones públicas y ciudadanos), y analiza su gestión desde la dimensión ambiental, económica y social. “Nuestro verdadero fin es el compromiso ambiental, pero también trabajar con eficiencia económica, con la mayor representatividad y transparencia, y con la máxima colaboración con las administraciones públicas y demás afectados”.

Desde la vertiente educativa y divulgativa, la entidad ha llevado a cabo distintas campañas online en las redes sociales. Es el caso de “Haces más de lo que crees”, a través de la cual se ha querido poner de manifiesto que el consumidor, con una pequeña aportación, está participando de forma activa en la gestión del residuo.

Estas campañas han culminado con la plantación de un bosque de 1.000 árboles cada año, permitiendo que los ganadores puedan comprobar realmente que un árbol, geoposicionado y localizable, ha sido plantado en su nombre.

Comentarios