Plásticos no reciclables: Mejor valorización que vertido

0
321
  • Plásticos no reciclables: Mejor valorización que vertido
  • Así se recoge en el informe anual de Cicloplast correspondiente al año 2015.
  • Debe tenerse en cuenta que factores tales como el origen, el lugar de generación del residuo, el tamaño de la pieza, la mezcla con otros componentes, los films multicapa o la presencia de impropios, limitan en buena medida la reciclabilidad de los plásticos.
  • Los países más avanzados y comprometidos con el medio ambiente presentan índices de valorización energética de plásticos no reciclables superiores al 60%, mientras que España sigue estancada en un 17%, disparándose el uso del vertedero.
  • A nivel de reciclaje de envases plásticos, España, con una tasa de 9,5 kg/hab, ocupa el segundo puesto en Europa, después de Alemania.
  • No obstante, el nuevo Paquete Europeo de Economía Circular plantea objetivos más ambiciosos, limitando a un 10% los residuos plásticos que podrán ser depositados en vertedero en el año 2030.

Sobre la Entidad

SOGAMA
La Sociedade Galega do Medio Ambiente (SOGAMA) es una empresa pública autonómica, creada en el año 1992 por el Decreto 111/1992 de la Xunta de Galicia, y adscrita a la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestruturas.
321

Cicloplast, entidad sin ánimo de lucro comprometida con la protección del medio ambiente a través de la prevención y la recuperación de los plásticos, ha presentado el informe anual correspondiente al 2015 en el que destaca, entre otras cuestiones, la necesidad de promover la valorización energética de los plásticos no reciclables, evitando con ello su vertido, dado su negativo impacto ambiental.

Recalca que la reciclabilidad de estos materiales está limitada por factores tales como el origen, el lugar de generación del residuo, el tamaño de la pieza, la mezcla con otros componentes, los films multicapa o la presencia de impropios. En todo caso, el objetivo debe estar orientado a poner en valor los residuos plásticos y dejar de enterrar energía en los vertederos.

En este sentido, precisa que los países más avanzados y comprometidos con el medio ambiente, como es el caso de Alemania, Suecia o Dinamarca, presentan índices de valorización energética de plásticos no reciclables superiores al 60%, mientras que España sigue estancada en un 17%, disparándose el uso del vertedero.

La reciclabilidad de estos materiales está limitada por factores tales como el origen, el lugar de generación del residuo, el tamaño de la pieza, la mezcla con otros componentes, los films multicapa o la presencia de impropios

El contenedor amarillo, artífice del reciclaje

Tal y como se recoge en distintos medios, nuestro país, después de Alemania, es el segundo de Europa que más envases plásticos recicla, con una tasa de 9,5 kg/hab. El año pasado se reciclaron en España 445.051 toneladas, de las que el 63% procedieron de envases domésticos, lo que representa un incremento del 8,3% respecto a 2014. Esto significa que cada ciudadano recicló casi un kilo más de envases de plástico que en el ejercicio anterior y siete veces más que en el año 2000.

Nuestro país se sitúa así por detrás del Estado germano (13,6 kg/hab), pero por delante de Bélgica (7 kg/hab), Suiza (5,3 kg/hab), Noruega (4,7 kg/hab), Francia (4,1 kg/hab) o Suecia (3,9 kg/hab), tal y como se recoge en un informe de la European Plastics Recycling and Recovery Organization (EPRO).

La clave de nuestro éxito reside, según Cicloplast, en el modelo de recogida selectiva a través del contenedor amarillo, toda vez que éste permite recuperar diferentes tipos de envases plásticos, tanto rígidos como flexibles, posibilitando su posterior reciclado. Si bien tradicionalmente Francia y Bélgica sólo reciclaban botellas (PET), ahora “están cambiando hacia el modelo español, abriendo también su contenedor a los envases plásticos flexibles”.

Límites al vertido

España supera así el objetivo legal de reciclaje establecido desde 2008, que exigía un 22,5% de reciclado total y un 42,5% específico de reciclado de envases de plástico, incluidos tanto los domésticos como los comerciales y los industriales. No obstante, el nuevo Paquete Europeo de Economía Circular, aprobado en diciembre del pasado año, plantea objetivos más ambiciosos y propone una tasa de reciclado de envases plásticos del 55% en 2025, contemplando igualmente la modificación de varias directivas, entre éstas la de vertederos. La pretensión es que en 2030, la cantidad de residuos plásticos depositados en vertedero sea sólo de un 10%. Para ello se ponen sobre la mesa una serie de actuaciones consideradas necesarias: incrementar el precio del depósito de residuos en vertedero, fomentar las compras públicas verdes, apoyar a la investigación para impulsar nuevos mercados para el plástico reciclado, impulsar el reciclado químico y la valorización energética, y fomentar más campañas de educación ambiental para la prevención y el reciclado.

Más información: falsos mitos sobre plásticos, reciclabilidad y sostenibilidad.

Comentarios