Un tercio de la comida que se produce en España acaba en la basura

0
45
  • tercio comida que se produce España acaba basura

Sobre la Entidad

SOGAMA
La Sociedade Galega do Medio Ambiente (SOGAMA) es una empresa pública autonómica, creada en el año 1992 por el Decreto 111/1992 de la Xunta de Galicia, y adscrita a la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestruturas.
45

 En el marco de la campaña “No tires la comida”, promovida por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), esta entidad organizó una jornada, que tuvo lugar en Madrid, en la que se celebró el primer debate multisectorial en la materia, contando con la participación de representantes de supermercados, distribuidores, asociaciones de la industria, la administración competente, asociaciones de agricultores y pescadores, consumidores y ONG. De esta forma, se pretendía contar con las aportaciones y diferentes puntos de vista de los agentes de la cadena alimentaria implicados y proponer entre todos iniciativas que permitan disminuir el desperdicio alimentario en nuestro país.

Análisis multisectorial

Y es que en España se arroja a la basura alrededor de un tercio de la comida que se produce, siendo origen de un gran impacto económico, social y ambiental. Según la Comisión Europea, somos el Estado que más comida desecha. Cada semana se tira 1,3 kilos de alimentos por hogar. Y es precisamente en los hogares (42%) y en la industria alimentaria (39%) donde se generan más desperdicios, proveniendo el resto de restaurantes (14%), comercios y distribución (5%).

El Director General de la Industria Alimentaria del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA), Fernando Burgaz, sostiene que en la reducción del desperdicio de alimentos, todos somos imprescindibles. Dentro de la estrategia “Más comida, menos desperdicio”, el Ministerio ha puesto en marcha distintas líneas de actuación, entre las que cabría destacar la medición real de datos a través de paneles de desperdicios en los hogares, campañas de divulgación, que los yogures dejen de tener fecha de caducidad, impulso a la colaboración entre asociaciones, como es el caso de los Bancos de Alimentos, y la importancia de la innovación de los envases.

El Responsable Técnico de Economía Agraria en COAG (Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos) apuesta por el consumo de los productos calificados como “feos y descalibrados”. Considera que el desperdicio alimentario es un problema de carácter ético-social, ambiental y económico, y las soluciones al mismo pasan por asumir responsabilidades, avanzar en la relación con el consumidor y sus demandas, y mejorar la comprensión de todos los eslabones de la cadena.

La Directora de Competitividad y Sostenibilidad en FIAB (Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas), Paloma Sánchez, indica que se trata de un problema global, si bien en los países desarrollados se produce más a nivel de consumo. Se muestra convencida de que la información al consumidor resulta clave para evitar los desperdicios y que la reducción de los mismos constituye una prioridad para la industria alimentaria.

Por su parte, el Director General de ASEDAS (Distribuidores, Autoservicios y Supermercados), Ignacio García Magarzo, se muestra partidario de que sea el consumidor quien lidere los cambios para evitar los desperdicios, convencido de que las asociaciones de consumidores juegan un papel muy importante a la hora de informar. Entiende que las cadenas agroalimentarias tienen que ser coherentes con los valores del consumidor para que éste planifique su compra de forma adecuada, debiendo, además, minimizar las mermas y donar cada vez más y mejor.

En el mismo sentido se pronunció Adela Torres, de Mercadona, quien considera que el desperdicio alimentario se produce en todos los eslabones de la cadena, por lo que todos los agentes implicados deben asumir responsabilidades.

El Responsable de Prensa de FESBAL (Federación Española de Bancos de Alimentos), Ángel Franco, destacó los principales puntos de referencia de su Federación, aludiendo a la gratuidad, neutralidad, transparencia, profesionalidad y seguridad alimentaria. Piensa que la clave para disminuir el desperdicio de comida no es la penalización a través de leyes rígidas, sino la concienciación de la sociedad.

La Coordinadora de Alimentación de OCU, Gemma Trigueros, explicó que el 70% de los consumidores reconoce que tira la comida porque no se organiza bien, mostrándose partidaria de que, desde esta organización, se enseñe a los consumidores a ser creativos para aprovechar las sobras, proporcionándoles las pautas para una mejor planificación a la hora de comprar y mostrarles cómo no dejarse llevar por las ofertas, la estética de los productos o los mensajes.

La colaboración de Sogama

Sogama, consciente del problema representado por el desperdicio de alimentos, puso en marcha, ya hace años, una serie de acciones encaminadas hacia su reducción. En este sentido, editó un recetario de cocina con sobras de comidas “Para repañar o prato!”, a disposición de los interesados en su página web, e implantó una página webwww.aproveitatedoquechesobra.es, a través de la cual pretende sensibilizar al ciudadano sobre esta cuestión, dando buena cuenta de las prácticas a adoptar para evitar el desperdicio alimentario.

Comentarios