José Pérez: "Estamos en la mitad de la tabla en reciclaje de residuos electrónicos en Europa"

0
222
  • José Pérez: "Estamos mitad tabla reciclaje residuos electrónicos Europa"

Sobre la Entidad

Recyclia
Plataforma de recogida selectiva y gestión de residuos eléctricos y electrónicos (RAEE) y pilas usadas.

Recyclia es la plataforma de recogida selectiva y gestión de residuos eléctricos y electrónicos (RAEE) y pilas usadas.

Su consejero delegado, José Pérez, cuenta en esta completa entrevista los hitos más importantes de la entidad.

Pregunta - En primer lugar, nos gustaría conocer su trayectoria profesional hasta su puesto actual en la compañía.

Respuesta - Soy doctor en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid y tengo una experiencia de más de 25 años dentro de la industria TIC española. Hasta marzo de 2012, fui director general de la Asociación Multisectorial de Empresas Españolas de Electrónica, Tecnologías de la Información, Comunicaciones, Telecomunicaciones y de Contenidos Digitales, AMETIC, creada en 2010 a partir de la fusión de AETIC y ASIMELEC. Anteriormente, fui director general de esta última asociación, desde la que participé en la negociación del consenso entre la industria y los autores en el tema de la propiedad intelectual. A este respecto, el año pasado, publiqué el libro ‘La industria electrónica ante el canon y la copia privada digital’.

Nuestro país tiene la infraestructura de tratamiento necesaria para gestionar el 100% de los residuos generados

Desde 2012, desempeño el cargo de consejero delegado de Recyclia, la principal plataforma medioambiental de recogida y reciclaje de residuos electrónicos y pilas de nuestro país, integrada por las fundaciones Ecopilas, Ecoasimelec, Ecofimática y Ecolum.

P. - ¿Cuáles son los objetivos principales de la entidad? ¿Qué actividades lleva a cabo?

R. - Recyclia permite a los fabricantes e importadores de aparatos eléctricos y electrónicos y de pilas y baterías cumplir con la normativa que les obliga a responsabilizarse y financiar la recogida selectiva y el reciclaje de estos productos al finalizar su vida útil. Nuestra labor consiste en proporcionar, tanto a los ciudadanos como a los distribuidores comerciales, una solución para deshacerse de los aparatos en desuso, gratuitamente y de acuerdo a la normativa. Asimismo, nos encargamos de recoger estos residuos en todas las Comunidades Autónomas y trasladarlos a plantas de tratamiento autorizadas donde son descontaminados y se recuperan los materiales reutilizables. Para ello, contamos con nuestra propia red de más de 46.000 puntos de recogida, la más amplia de nuestro país, a través de la que hemos recogido más de 170.000 toneladas de residuos desde el inicio de nuestra actividad.

Además, asesoramos al productor y al distribuidor, reportamos a las administraciones central y autonómica y financiamos y ponemos en marcha campañas de concienciación e información dirigidas a los usuarios y al canal de distribución.

P. - ¿Qué acción de éxito emprendida en los últimos años por la compañía destacaría?

R. - El primer logro y el más importante es haber alcanzado los objetivos de recogida, tanto de residuos electrónicos como de pilas, establecidos por la ley en los últimos años. En cuanto a acciones concretas, la de mayor éxito ha sido nuestra colaboración con el mundo del deporte, en el que hemos encontrado una plataforma ideal para desarrollar nuestra labor de sensibilización, formación y fomento entre los ciudadanos de hábitos encaminados a la protección del medio ambiente. Esta iniciativa comenzó en 2011 de la mano de la Vuelta a España, competición con la que seguimos trabajando para promover la recogida y el reciclaje de pilas, instalando contenedores en las líneas de salida y meta de cada una de las etapas. A día de hoy, colaboramos con otras muchas entidades y competiciones amateurs y profesionales, entre ellas la Fundación Real Madrid, Unicaja Baloncesto, el Descenso del Sella, la Fundación Ecomar o el equipo de ciclismo de montaña Extremadura-Ecopilas.

Por poner un ejemplo de la buena recepción de las iniciativas medioambientales entre los aficionados al deporte, en la última edición de la prueba de running Travesera Picos de Europa, batimos todos los récords de recogida, retirando más de 600 kilos de pilas en un solo día de competición.

P. - ¿Cómo describiría el estado del reciclaje en España? ¿Es una prioridad para las administraciones?

R. - Nos encontramos en la mitad de la tabla en reciclaje de residuos electrónicos en Europa. Aunque desde la entrada en vigor de la primera normativa en 2005, hemos avanzado considerablemente, aún estamos lejos de alcanzar cotas similares a las de Suecia o Noruega. En 2015, recogimos 4,25 kilos de residuos electrónicos por habitante, superando así el objetivo obligatorio de 4 kilos que establecía la normativa para ese año. Otra cuestión importante es que nuestro país tiene la infraestructura de tratamiento necesaria para gestionar el 100% de los residuos generados y cumplimos los objetivos obligatorios de valorización y reaprovechamiento de materias primas. Respecto a reciclaje de pilas, según datos de Eucobat, la patronal europea que agrupa al 90% de los fabricantes, España se sitúa en el puesto sexto de los países de la Unión Europea por ratio de recogida, sólo por detrás de Bélgica, Rumanía, Holanda, Alemania y Dinamarca, con una cultura del reciclaje más arraigada socialmente desde hace más de veinte años. 

Y, efectivamente, el reciclaje se ha convertido en una prioridad para las administraciones, ya que es uno de los pilares esenciales en la transición hacia una economía circular. Así lo demuestra la Comisión Europea en su ambicioso paquete de medidas para cerrar el ciclo de vida de los productos y al que dedicará más de 6.000 millones de euros.

En el caso del reciclaje de aparatos electrónicos, hemos de partir del hecho de que muchos de estos residuos tienen valor por los materiales con los que están fabricados, lo que da pie a actividades ilegales y fraudulentas

P. - ¿Cómo podrían mejorarse las tasas de reciclaje en nuestro país?

R. - En el caso del reciclaje de aparatos electrónicos, hemos de partir del hecho de que muchos de estos residuos tienen valor por los materiales con los que están fabricados, lo que da pie a actividades ilegales y fraudulentas. En este sentido, es fundamental la adopción de medidas exhaustivas y eficaces en materia de trazabilidad, control, sanción y sensibilización. Es necesario controlar que los aparatos comercializados cumplan con la normativa medioambiental, perseguir los robos de residuos de los puntos limpios municipales y los traslados transfronterizos de equipos inservibles de forma indocumentada o clasificados como aptos para su reutilización. Asimismo, es necesario establecer criterios homogéneos en la contabilización y trazabilidad de los diferentes flujos legales de residuos y simplificar los trámites administrativos, de manera que se facilite el control y se eviten gastos innecesarios.

Además, todas estas medidas deben estar apoyadas por una política sancionadora contundente que garantice una mayor seguridad jurídica a los fabricantes que se responsabilizan de la gestión de los aparatos que comercializan, así como a los consumidores que abonamos una tasa para financiar este proceso cada vez que adquirimos un equipo nuevo. Esto exige destinar más recursos humanos y económicos a estas labores e intensificar la colaboración entre la Administración y los cuerpos de seguridad del Estado, especialmente Aduanas, la Fiscalía de Medio Ambiente y el Ministerio del Interior.

P. - ¿Cuál cree que es el nivel de compromiso y concienciación de los ciudadanos en ese sentido? ¿Cómo cree que podría aumentase?

R. - Afortunadamente, la sociedad ha asimilado el reciclaje y la recogida selectiva como parte de su día a día. Cada vez son más los hogares en los que se separan los residuos y se depositan en sus respectivos contenedores. Primero fue el vidrio, más tarde el cartón, el papel y las pilas, y desde hace unos años cualquier electrodoméstico o aparato electrónico. Lo esencial es informar al consumidor de que está colaborando con una entidad sin ánimo de lucro, como Recyclia, que garantiza que la pila o el pequeño aparato electrodoméstico que deposita en uno de los contenedores que tenemos instalados en establecimientos comerciales y grandes superficies de toda España, no acabará en un río o un vertedero y se tratará adecuadamente.

P. - ¿Y en las empresas?

R. - Desde el punto de vista de las empresas, sobresalen los grandes avances e inversiones en I+D+i de los productores para eliminar los materiales contaminantes en la fabricación de sus equipos, así como la implicación del canal de distribución en el impulso a la recogida de los aparatos en desuso, al entender este servicio como un valor añadido al cliente.

P. - ¿Qué papel juega la comunicación en su entidad? ¿Y las redes sociales en concreto?

R. - Tanto la comunicación como las redes sociales juegan un papel imprescindible en nuestra labor de concienciación ciudadana, haciendo especial hincapié en la educación medioambiental de las nuevas generaciones y el acercamiento de los puntos de recogida a los ciudadanos para facilitar su colaboración. En este sentido, las redes sociales nos permiten estar en contacto diariamente con los usuarios y facilitarles la información que precisen.

Esta cooperación es fundamental porque el de los equipos electrónicos es uno de los pocos flujos de residuos en constante aumento en términos per cápita y su ritmo de crecimiento es tres veces superior al resto. De hecho, según la Iniciativa Step de la Universidad de las Naciones Unidas, en 2017, el volumen de basura electrónica será de 65,4 millones de toneladas, un 33% más que en 2012.

Comentarios