Toallitas húmedas: Nunca al váter

0
100

Sobre la Entidad

OCU
OCU
La Organización de Consumidores y Usuarios es una asociación sin fines de lucro que brinda información y atención a los consumidores.
100
  • Toallitas húmedas: Nunca al váter
  • Las toallitas húmedas son de usar y tirar, pero aunque te cuenten que son desechables, cuidado: no se pueden tirar al inodoro, no se disgregan ni son biodegradables, y su impacto medioambiental es muy elevado.
  • OCU denuncia la publicidad de las toallitas, pide a los fabricantes que la retiren y a los consumidores, que sean responsables con su uso.

Las toallitas húmedas de un solo uso pueden ser una alternativa cómoda y eficaz para muchas actividades, principalmente para la higiene de los bebés, pero también hay toallitas desmaquillantes, para higiene íntima, incluso para la limpieza del hogar… Cada vez recurrimos más a ellas, y ese es un grave error, porque estas toallitas tienen su lado oscuro: su impacto en el medio ambiente es muy grande.

Hace unos años saltó la alarma: toneladas de toallitas tiradas al váter se acumulaban, atascando desagües y alcantarillas, entorpeciendo el funcionamiento de las depuradoras y acababan en el mar: el resultado, enormes pérdidas económicas,  grandes daños al entorno… y muchos problemas a usuarios que se encuentran con sus desagües atrancados.

En OCU así lo denunciamos

Son de un solo uso, pero …

Coges la toallita, la usas y la tiras. Pero la pregunta es ¿dónde? Muchas se anuncian como desechables, pero no lo son, es decir, no se pueden eliminar tirándose al inodoro: deben tirarse a la basura.

De no hacerlo así, estas toallitas, muy resistentes por su composición y por la forma en que están elaboradas, causan atascos en bajantes y cañerías, alteran el funcionamiento de las depuradoras, acaban en el entorno donde permanecen años:recurrir a ellas para limpiar es ensuciar.

No son biodegradables… y dejan huella

Las toallitas húmedas para higiene infantil se anuncian como alternativa al papel higiénico, pero en realidad, son muy diferentes: el papel se disgrega y desaparece, y las toallitas no.

Tras simular su uso y después de dos días sumergidas en agua, agitándolas constantemente, su porcentaje de desintegración no llega al 40% en el mejor de los casos, frente al 95% del papel higiénico

Revisamos la composición y estructura de 15 toallitas para higiene infantil que se anuncian como desechables por el inodoro, en concreto para cuando los pequeños están empezando a quitarse el pañal (con lo que funcionarían como sustitutos del clásico papel de váter). Y hemos comparado sus resultados con los de otras 4 toallitas, que indican expresamente que no se deben tirar al váter, y el papel higiénico. Nuestro estudio se ha centrado en el impacto ambiental de estos productos... Y esto hemos visto:

Tras simular su uso y después de dos días sumergidas en agua, agitándolas constantemente, su porcentaje de desintegración no llega al 40% en el mejor de los casos, frente al 95% del papel higiénico (que además se deshace en media hora). Esa resistencia a la desintegración se explica por el entramado de fibras, diseñado para conseguir un producto resistente y consistente, y que combina celulosa con fibras sintéticas, que a la larga son también contaminantes.

Tampoco son biodegradables, pemanecen en el ecosistema, mucho más que el papel higiénico convencional. Los propios ingredientes de las toallitas retrasan la descomposición de las fibras naturales.

En resumen, todas son de usar y tirar, claro, pero ninguna es desechable por el inodoro, ni siquiera las que se anuncian como papel higiénico húmedo, y de hecho los productos anunciados como no desechables obtienen similares resultados, de los mejores en capacidad de disgregación.

Blancas, suaves, perfumadas, sí… pero estas toallitas son un grave peligro para el medio ambiente.

OCU pide soluciones

Si no queremos que las toallitas desechables se conviertan en un problema aún mayor, es preciso tomar medidas. Desde OCU pedimos...

A los fabricantes

Si no queremos que las toallitas desechables se conviertan en un problema aún mayor, es preciso tomar medidas

  • Que actúen de inmediato, retirando todos aquellos mensajes en los que se indica o se intenta transmitir que estas toallitas se pueden desechar en el inodoro, son biodegradables, son papel higiénico húmedo... esto induce a error y repercute negativamente en el comportamiento de los consumidores. Espublicidad engañosa y debe retirarla.
  • Que adviertan siempre en el etiquetado que las toallitas no deben tirarse por el inodoro por el peligro de atasco en cañerías y depuradoras.
  • Que se aseguren de que cumplen con todos los requisitos legales de un producto cosmético (por ejemplo, 5 toallitas no llevan el pictograma PAO, que indica la fecha de caducidad una vez abierto).
  • Que compensen el daño causado, por ejemplo, emprendiendo una campaña de sensibilización global, informando sobre los graves efectos de eliminarlas tirándolas al inodoro.

A la Administración

  • Que se adopte una regulación de estos productos en la que se exijan pruebas estandarizadas de disgregación y biodegradabilidad, y que éstas se hagan sobre las toallitas en su conjunto, tal y como se comercializan, ya que su comportamiento está muy influenciado por la manipulación y los ingredientes añadidos al tejido que actúa de soporte.

A ti, consumidor

  • Limita en lo posible el uso de toallitas: las necesitas para el bebé que lleva pañal, pero ¿para los niños más mayorcitos? ¿para desmaquillarte? Piénsalo. 
  • Elige las de menor impacto ambiental, incluido su envasado: prefiere las que vienen en envases flexibles en vez de las cajas rígidas.
  • Aunque se anuncien como desechables, no tires una toallita húmeda al inodoro, 

Comentarios