Las tecnologías SMART aumentarán la recuperación y tasa de reciclado de envases plásticos

0
108
  • tecnologías SMART aumentarán recuperación y tasa reciclado envases plásticos
  • Hoy en día se producen más de 25.8 millones de toneladas de residuos de plástico al año en la UE (50kg por ciudadano europeo), solamente el 29.7% se recicla. Esto representa un claro vacío en el mercado circular. Además, tiene un alto impacto medioambiental y representa una importante fuente de residuos.

Sobre la Entidad

ITENE
ITENE es un Centro Tecnológico constituido como asociación privada con fines no lucrativos de ámbito nacional, fundada el 30 de mayo de 1994.
108

La economía circular es un concepto que se relaciona con la sostenibilidad y tiene como objetivo alargar el ciclo de vida de los recursos, productos y materiales durante el mayor tiempo posible. 

Los bajos ratios de reciclaje de plástico vienen principalmente por la falta de reciclado de envases desechados, esta es la principal fuente de residuos de plástico. Representa el 63% del plástico total generado en Europa. Además, hay limitaciones especificas en la recolección del plástico porque el embalaje plástico es principalmente un residuo doméstico, por lo tanto, la calidad del material recolectado depende del sistema de recolección disponible y del comportamiento y la concienciación del ciudadano. A raíz de esto solamente el 34% de los envases plásticos se recicla en Europa.

La mejora de la recogida y el tratamiento de los envases de plástico domésticos es un factor clave para garantizar la economía circular de los plásticos y es necesario que aumente. En el sur y el este de Europa, el ratio de reciclado es aún más bajo que en el norte y centro de Europa. 

La Comisión Europea ha establecido el objetivo de reciclar el 75% de los residuos de embalaje plástico en 2030. Esto supone un desafío que es necesario alcanzar a través de la innovación en la recogida y el tratamiento del residuo plástico. 

Una recogida óptima por medio de tecnologías smart tendrá un buen impacto en diversos aspectos

Para conseguir este objetivo, es de vital importancia estar alineado con la legislación y las iniciativas de medio ambiente, residuos y economía circular que marca la Unión Europea. Así como involucrar a autoridades técnicas y legales a nivel local, regional y nacional con el objetivo de focalizar todas las necesidades, tramitar los resultados de los ciudadanos y mejorar la legislación para conseguir un avance en el tratamiento y valorización de los residuos de plástico.

Una de las principales iniciativas recomendadas en el tratamiento de residuos es desviar el remanente de embalajes plásticos de la incineración o de los vertederos hacia procesos de valorización para la preparación del material para su reciclaje. Tal como indican las directivas europeas , es necesario establecer prioridades en las estrategias de gestión de los residuos siguiendo el siguiente orden: prevención, reutilización, reciclado, recuperación y eliminación. Intentando aumentar el reciclado y la valorización al 70% para 2020.

En referencia a la economía circular es necesario aumentar el proceso de valorización del embalaje plástico de acuerdo a las indicaciones europeas, para conseguir el objetivo de reciclar el 75% en 2030. Por otro lado, es imprescindible la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero a partir de la optimización del proceso de reciclado.

Actualmente se están realizando diferentes acciones para fomentar la recolección de los residuos plásticos. Como establecer un incentivo económico al ciudadano por la devolución de los residuos plásticos a las tiendas o el reciclado de los embalajes. Existen gran cantidad de proyectos e iniciativas a nivel nacional en toda Europa que persiguen este objetivo. Por ejemplo, el proyecto IMPACTPaperec trata de optimizar la recogida, la clasificación y el reciclado de los residuos.

Las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) y las tecnologías smart juegan un papel muy importante para cumplir los objetivos establecidos por la Comisión Europea. Actualmente, hay disponibles contenedores inteligentes que son identificados a través de RFID que informa del estado de llenado del contenedor por vía GPS o wifi. Otro de los sistemas inteligentes utilizados son los medios antifraudes, para evitar hacer un mal uso de estos contenedores inteligentes o evitar la pérdida del material recogido. También existen diferentes iniciativas de identificación de los usuarios en los puntos de reciclado para incentivar a los ciudadanos, concienciarlos y fomentar el reciclado doméstico.

Los bajos ratios de reciclaje de plástico vienen principalmente por la falta de reciclado de envases desechados

Además, se establecen sistemas de optimización de rutas dentro de los camiones de recogida de residuos que identifica los contenedores con tecnología RFID y su volumen de llenado en el momento de la recogida. Por último, la comunicación externa ha dado lugar al uso de plataformas de información y tecnologías muy en línea con las desarrolladas en las Smart cities.

En consecuencia, una recogida óptima por medio de tecnologías smart tendrá un buen impacto en diversos aspectos. 

Las compañías de recogida de residuos que tengan estas tecnologías aumentarán su valor añadido no solo ofreciendo nuevos servicios a las ciudades sino también obteniendo equipamiento de recogida y transporte innovadores. Lo que les reducirá sus costes y aumentará su competitividad. Además, la industria del reciclaje podrá usar materias primas con mejores propiedades y a un menor precio, pues no dependerá de fuentes extranjeras. Este hecho, además, fortalecerá la economía europea y aumentará su competitividad. 

Para finalizar, los ayuntamientos y los ciudadanos también se beneficiarán de estas tecnologías pues al mejorar y optimizar el tratamiento de los residuos urbanos, los impuestos de reciclado disminuirán considerablemente.

Así pues, aún queda un largo camino por recorrer en el que toda la cadena de valor involucrada en el tratamiento de residuos, desde los ciudadanos, hasta las compañías de tratamiento de residuos, incluyendo a las autoridades públicas tendrán que concienciarse para conseguir los objetivos marcados por la comisión europea y mejorar así la calidad de vida de todos los ciudadanos.

Comentarios