En marcha una prueba piloto de recogida y reciclaje de materia orgánica en Villarreal

0
8

Sobre la Entidad

  • marcha prueba piloto recogida y reciclaje materia orgánica Villarreal

El Ayuntamiento de Vila-real ha puesto en marcha una prueba piloto que, con el nombre Villarreal orgánica, busca familiarizar a los ciudadanos y promocionar la recogida selectiva de materia orgánica. La iniciativa, impulsada por las concejalías de Agricultura, Medio Ambiente y Cambio Climático, Economía y Proximidad y Administración Local, se llevará a cabo durante 12 semanas para, posteriormente, evaluar el resultado obtenido en cuanto a la participación por parte de los vecinos. 

"Queremos que la gente sepa que todavía se puede hacer mucho más para ayudar al medio ambiente y se anime a dar el paso de separar los residuos orgánicos de los que no lo son", explica el edil de Agricultura, Medio Ambiente y cambio Climático, Josep Pascual Sancho. Con este objetivo, se han instalado 25 contenedores de color marrón en la zona comprendida entre las avenidas de Francisco Tárrega, del Mediterráneo, de Francia y de Grecia, con un área de población de unas 2.000 personas, en su mayoría de mediana edad. En toda esta zona se han repartido bolsas biodegradables para los buzones y un tríptico informativo para que sepan cómo utilizar correctamente el sistema de reciclaje. 

"Si los resultados son positivos, el sistema se pueda extender al resto de la ciudad"

En total, serán más de 20.000 las bolsas que se repartan a lo largo del trimestre, ya que "aquellos que hagan uso de las que dejamos en el buzón como muestra podrán ir a por más en la piscina cubierta Yurema Requena", señala Sancho, quien destaca la participación de Fobesa y Reciplasa -que financia el proyecto- y recuerda la importancia de "respetar el uso de cada contenedor". 

De esta manera, los restos de comida, así como los restos vegetales, residuos de papel como servilletas, pañuelos y papel de cocina, bolsas de infusión, tapones de corcho, serrín, palillos, excrementos de animales y bolsas biodegradables se deberán depositar en el nuevo contenedor marrón. El vidrio seguirá en los contenedores verdes de tipo iglú; el papel y cartón en el azul, y los plásticos, envases y bricks en el amarillo y el resto de desechos, considerados no orgánicos, como el textil sanitario, las toallitas, pañales, compresas, cerámica, residuos de cenizas o colillas, entre otros, en el contenedor gris habitual.

El objetivo, según la concejala de Proximidad y Administración Local, Sabina Escrig, es que, tras finalizar la prueba piloto, "si los resultados son positivos, el sistema se pueda extender al resto de la ciudad". En principio, la recogida se realizará de lunes a sábado por la mañana y, tal como indica, "si los ciudadanos se mentalizan y hacen un buen uso, se convertiría en un proyecto a largo plazo en el que, poco a poco, los contenedores habituales pasarían a ser más minoritarios, mientras los restos orgánicos se podrían aprovechar para hacer compost y utilizarse en el campo, por ejemplo ". 

Escrig, que ha animado a los vecinos a participar y familiarizarse con la iniciativa, recordó que "la intención es mejorar la calidad de vida de las personas, cuidar el medio ambiente y la ciudad pensando en el futuro de nuestros niños y jóvenes, como ya hicimos con la instalación de contenedores para el aceite usado, uno de los productos que más contamina, o con la aproximación del ecoparque los vecinos, entre otros ", concluye.

Comentarios