Maó hace frente al problema de los nitratos en el agua

0
8
  • Maó hace frente al problema nitratos agua
  • El actual equipo de gobierno está impulsando una serie de medidas, tanto para hacer frente a la urgencia de la potabilidad del agua, como para abordar las causas en su origen

Sobre la Entidad

La problemática de los nitratos no es nueva, ni en Maó ni en Menorca, y viene provocada por la combinación de contaminaciones orgánicas e intensas extracciones de agua de los acuíferos. 

El uso abusivo de nitratos en agricultura, los residuos orgánicos animales no gestionados y la falta de alcantarillado en muchos núcleos de Menorca han ido contaminando las reservas hídricas subterráneas.

A esto se suma que durante décadas se ha extraído más agua de la que entra en los acuíferos. El uso abusivo que se hace en algunos casos, agrarios o urbanos, hace que este problema vaya creciendo año tras año. A menos agua, más concentración de nitratos. La situación actual de presequera ha agravado el problema. 

Entre las medidas impulsadas por el Ayuntamiento, las hay dirigidas a responder a la urgencia del exceso de nitratos, y otras orientadas a ir al origen de los problemas, tanto de contaminación como de exceso de extracciones

Un problema que viene de lejos

En el año 2005 se detectaron en Maó importantes concentraciones de nitratos y se hizo pública la situación, aunque no sabemos desde cuando existía el problema. Los niveles de nitratos han ido oscilando por encima o por debajo de los límites marcados por la Consejería de Salud, dependiendo del régimen de lluvias y otros factores. 

En 2008 se comenzaron a publicar las analíticas mensuales de agua en la web municipal y se envió una carta a los usuarios informándoles de la situación. 

Desde el año 2012, ha habido requerimientos constantes de la Consejería de Salud instante el Ayuntamiento a informar a los ciudadanos de la superación de los límites en la mayoría de los pozos, aunque las analíticas no se hacían mensualmente, como se hace a partir del 2016. Hasta ahora no se había informado de esta situación la ciudadanía, que ha consumido agua de la red por desconocimiento.

¿Qué está haciendo el Ayuntamiento? 

Entre las medidas impulsadas por el Ayuntamiento, las hay dirigidas a responder a la urgencia del exceso de nitratos, y otras orientadas a ir al origen de los problemas, tanto de contaminación como de exceso de extracciones. 

Dentro de las primeras, se han repartido dispensadores para agua de beber en las escuelas, pero también se encuentran en tramitación plantas de tratamiento de ósmosis inversa para las fuentes de los patios y para algunas plazas públicas. 

Durante estos meses pasados, se ha realizado un diagnóstico de la situación del agua en Maó y se han elaborado propuestas de actuación. Ya ha salido la convocatoria de ayudas para la construcción de filtros verdes de control de nitratos en viviendas que no tengan alcantarillado. 

Por primera vez, se está empleando agua del depósito de Santiago, que estaba en desuso, para limpiar las calles. 

Durante estos meses pasados, se ha realizado un diagnóstico de la situación del agua en Maó 

Se está negociando con el Ayuntamiento de San Luis la compra de agua depurada para usos urbanos, y se ha iniciado la revisión de grandes aljibes urbanos existentes en la ciudad para su puesta a punto para la recogida de aguas pluviales.

Se está redactando el proyecto de alcantarillado para Sa Mesquida y es Murtar, que se presentará a la convocatoria del impuesto turístico. También se trabaja, con el Gobierno Balear, en el proyecto de colector separativo de pluviales para la parte sur de Mahón, y en la puesta en marcha del tratamiento terciario de la depuradora Mahón-Es Castell, que permitirá un mayor aprovechamiento de las aguas depuradas.

En las reuniones celebradas con Autoridad Portuaria, el Ayuntamiento ha pedido la implantación de sistemas más eficientes, que eviten el despilfarro del recurso para usos náuticos. 

Maó es el único municipio de Baleares que tenía un Plan Piloto contra la sequía, que se redactó en 2009, aunque durante estos últimos años no se ha aprobado y, por tanto, no se han ejecutado ninguna de las medidas propuestas. Ahora la está actualizando una empresa especializada para llevarlo a aprobación el mes de noviembre. 

La recuperación del buen estado de los acuíferos es una obligación institucional, por mandato de la Directiva Marco del Agua de la Unión Europea, y también una obligación moral. El Ayuntamiento pide la máxima participación ciudadana en el cumplimiento de este objetivo.

Comentarios