Cataluña estudia replicar un proyecto de bioeconomía circular en Marrakech

0
55

Projecte de bioeconomia circular Revolta

  • El proyecto 'Revolta' busca el acercamiento de los ciudadanos, generadores de residuos orgánicos, con la producción de alimentos a partir de la fertilización con el compuesto resultante del tratamiento de los biorresiduos
  • Actualmente se está llevando a cabo una prueba piloto con la cooperativa social Tarpuna, la escuela El Ginebró y el restaurante Kubik, de Llinars del Vallès

Sobre la Entidad

Agencia de Residuos de Catalunya
Agencia dependiente del Departament de Territori i Sostenibilitat. Generalitat de Catalunya.
55

La Agencia de Residuos de Cataluña (ARC) ha ofrecido replicar en Marruecos, en la región de Marrakech-Safi, un proyecto de bioeconomía circular que se está llevando a cabo en nuestro país. Se trata del proyecto "Revolta", que pretende el acercamiento del ciudadano, generador de residuos orgánicos, con la producción de alimentos a partir de la fertilización con compost resultante del tratamiento de sus biorresiduos. La finalidad es comprobar como la implicación de todos los agentes que intervienen en el ciclo de la materia orgánica consigue mejorar en los grados de corresponsabilidad de las personas en la gestión y la recogida selectiva en cantidad y calidad. Este miércoles, responsables de la ARC han hecho la presentación en el marco de la Cumbre Mundial del Cambio Climático de las Naciones Unidas (COP22), en colaboración con la región francesa de Île-de-France.

Para llevar a cabo el proyecto en Cataluña se ha involucrado la escuela El Ginebró y el restaurante Kubik de Llinars del Vallès (Barcelona). La idea es que los residuos orgánicos generados en el comedor de la escuela y el restaurante tengan un pretratamiento en origen que facilite el transporte de estos residuos en una cooperativa agrícola del municipio, Tarpuna, para que acabe de hacer el tratamiento hasta obtener compost. Este producto se utiliza en los campos de cultivo de la cooperativa, donde se cultivan de forma ecológica muchos de los alimentos que después se suministran en la escuela y en el restaurante.

La comprensión del ciclo completo y de lo que pasa más allá del contenedor hace entender lo importante que es la contribución de las personas en una buena gestión de los residuos orgánicos

Bioeconomía circular

Como agricultores ecológicos, la cooperativa se encontraba con la dificultad de mantener una buena fertilidad del suelo, ya que en este tipo de agricultura es fundamental el uso de la materia orgánica y del carbono. Si los residuos orgánicos de las ciudades o de los hogares se tiran o se gestionan de manera deficiente no sirven como fertilizantes. De ahí surgió la idea del proyecto.

La propuesta del 'Revolta' tiene dos elementos innovadores: por un lado, la relación entre la gestión de residuos y la producción. El mismo productor es el que se lleva el residuos para compostar, procurando aprovechar el mismo viaje que hace para suministrar la verdura. La otra novedad es la instalación de un equipo electromecánico en origen que higieniza y facilita el proceso. Se trata de hacer un círculo, o un proceso de economía circular, aplicado a la agricultura.

Lucha contra el cambio climático

A nivel de sensibilización y difusión, la comprensión del ciclo completo y de lo que pasa más allá del contenedor hace entender lo importante que es la contribución de las personas en una buena gestión de los residuos orgánicos. La clave del éxito en la gestión es que los ciudadanos contribuyan en el proceso para el aprovechamiento.

En peso, los residuos orgánicos representan la fracción más importante de los residuos municipales. Cuando se gestionan inadecuadamente y acaban en el depósito controlado generan un impacto muy grande en el medio, ya que generan metano, uno de los principales gases de efecto invernadero (GEI) y lixiviados, contaminadores de las aguas.

Comentarios