Se reciclaron el 84,8% de los envases de acero domésticos

0
77
77
  • Se reciclaron 84,8% envases acero domésticos

(Ecoacero) Los envases de acero domésticos alcanzaron en 2011 una tasa de reciclado del 84,8%, con un total de 240.348 toneladas de residuos de envases recuperadas a lo largo y ancho del territorio español. Con estos resultados el acero sigue siendo, junto al papel-cartón, el material de envase más reciclado, por delante de los restantes materiales.

El mantenimiento año tras año de la recuperación se debe tanto a las propiedades del acero, que permiten una separación magnética muy eficiente y con un coste bajo en cualquier proceso de tratamiento de los residuos, como a las iniciativas llevadas a cabo en los últimos años para impulsar la recuperación de los envases de acero más allá de las plantas de tratamiento de los RSU.

Las instalaciones de tratamiento de la basura en masa, tradicionalmente orientadas a la fabricación de compost, siguen siendo, con una incidencia del 42%, la primera fuente de obtención de envases de acero domésticos usados. La Comunidad Valenciana, Andalucía, Cataluña y Madrid figuran en cabeza y aportan entre las cuatro más de la mitad de este material.

La segunda vía de obtención es la recogida selectiva mediante contenedor amarillo, que alcanza una cuota del 26,6%, en línea con los valores de ejercicios anteriores. Madrid, Andalucía y Cataluña están por delante del resto de Comunidades Autónomas en esta modalidad.

Las plantas incineradoras, pese a ser escasas en España, proporcionaron en 2011 el 13,9% de los envases recuperados, con Cataluña y Baleares aportando la parte más importante de esta fracción.

Por último, la cuarta fuente de obtención de los residuos está integrada por las empresas de chatarrería, que recuperaron, mediante sistemas complementarios, el 17,5% del total de las latas de acero.

Tratamiento de los Residuos de envases de acero

Es muy importante señalar que más de 135.900 toneladas de envases de acero, el 56,5% de todo lo recuperado, fueron objeto, a lo largo de 2011, de un tratamiento específico de fragmentación y depuración y, en algunos casos, desestañado electrolítico posterior.

Esta actividad se engloba dentro de la iniciativa impulsada por Ecoacero y Ecoembes para mejorar la calidad de la chatarra de envases de acero, y cuenta en la actualidad con siete plantas plenamente operativas.

Estas instalaciones suministran a las acerías y fundiciones un material de muy alta tenencia en hierro y prácticamente exento de elementos impropios. Esta última cualidad permite reducir sensiblemente las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en el proceso de fusión. En comparación con el material no tratado, y de acuerdo con los ensayos que se efectúan de manera periódica, los valores de monóxido de carbono (CO) son una quinta parte, los de dióxido de carbono (CO2) son tres veces y media menores y la concentración de metano (CH4) apenas llega a la mitad.

La siderurgia, industria recicladora

La siderurgia es una industria recicladora por definición. El acero se ha reciclado siempre, en proporciones crecientes, y no por exigencias legales de carácter medioambiental, sino por exigencias industriales: para hacer acero, lo primero que se necesita es acero, materia indispensable para el proceso productivo.

La utilización de chatarra en los procesos siderúrgicos se traduce en ahorros muy importantes. Por cada tonelada de chatarra que se recicla, en comparación con la obtención de otra de arrabio, se ahorran una tonelada y media de mineral de hierro, media tonelada de coque, más de un 40% de agua y un 75% de energía (equivalente al consumo energético de una persona durante 7 meses).

Si se tiene en cuenta que se reciclan 15 toneladas de acero en el mundo cada segundo, las magnitudes de las que hablamos son elocuentes. Más de la mitad del acero que utilizamos a diario o que vemos a nuestro alrededor ya ha sido reciclado a partir de chatarras. En el caso de España, más de tres cuartas partes del acero que se fabrica procede de chatarras férricas, entre las que se encuentran los residuos de envases de acero.

Compromiso con la Sostenibilidad

Este proceso de reciclado a gran escala supone una reducción drástica del impacto medioambiental y asegura la preservación de los recursos naturales para las generaciones futuras.

En la actualidad, las emisiones de dióxido de carbono (CO2) asociadas a la fabricación de aceros para envases se han reducido a la mitad en comparación con los valores de hace apenas 40 años.

Es muy importante tener también en cuenta que cada envase de acero que se recicla evita emisiones de CO2 equivalentes a 1,5 veces su propio peso. Es decir, cuanto más acero se recicla menores son las emisiones.

Por todo ello, el acero ofrece unas credenciales de sostenibilidad únicas:

  • Es 100% reciclable.
  • Se recicla una y otra vez, sin que su calidad se deteriore nunca.
  • Este proceso se realiza en un ciclo cerrado: todos los productos de acero se vuelven a convertir en acero.
  • La utilización de chatarra para producir acero preserva recursos naturales y ahorra energía, contribuyendo a la prevención por reducción en origen.
  • Cuanto mayor es el volumen reciclado, menores son las emisiones de CO2.
  • En el ámbito de los residuos de envases, el acero es, gracias a sus propiedades magnéticas, el material que más fácilmente se recupera y el de mejor relación coste/eficiencia. 

Comentarios