El Consell Valenciano aprueba nuevos impuestos medioambientales

0
38
38

(GVA) El pleno del Consell valenciano ha acordado remitir al Consejo Jurídico Consultivo y al Comité Económico y Social de la Comunitat el anteproyecto de Ley de Impuestos Medioambientales de la Comunitat, que incluye la creación de dos nuevos impuestos de carácter medioambiental, la introducción de tasas judiciales, además de una serie de medidas en materia de ingresos, en el marco del Plan Económico Financiero de Reequilibrio de la Comunitat Valenciana 2012-2014 (PEF).

Los nuevos impuestos medioambientales que se introducen son el que grava las actividades que inciden en el medio ambiente y el referido a la eliminación de residuos en vertederos, de manera que aquellos que repercutan o creen más riesgos para el medio ambiente en la Comunitat compensen por esos efectos.

Los nuevos impuestos medioambientales, que gestionará la Conselleria competente en materia de Hacienda, generarán unos ingresos anuales cercanos a los 30,94 millones de euros a la Generalitat, cuantía que se destinará íntegramente a la financiación de las políticas de medio ambiente.

Actividades que inciden en el medio ambiente

El impuesto sobre actividades que repercuten en el medio ambiente gravará la incidencia, alteración o riesgo de deterioro sobre el medio ambiente, derivado de la realización de determinadas actividades económicas y cuyas instalaciones se encuentren radicadas en el territorio de la Comunitat.

Dada la vocación medioambiental del tributo no se gravan los inmuebles en los que realizan las actividades o los ingresos que se obtienen por las mismas, sino los distintos elementos que inciden en el daño o riesgo medioambiental, gravándose más cuanto mayor es el daño o riesgo considerado.

Por ello, el impuesto grava de forma progresiva la emisión de determinados gases cuanto mayor es el volumen emitido; o se aplica un tipo diferente, si se trata de residuos radioactivos, de baja, media o alta intensidad; o se grava más a las nucleares que a las centrales eléctricas de ciclo combinado de gas o a las centrales hidroeléctricas. (Ver anexo I actividades y tarifas)

Los ingresos por el citado gravamen se destinarán a los gastos de la Generalitat en programas de conservación y mejora del medio ambiente.

Se trata de un Impuesto que ya existe en algunas Comunidades Autónomas, como Castilla La Mancha, Extremadura, Castilla y León, y Murcia.

Se prevé una recaudación anual para este impuesto de alrededor de 29,37 millones de euros en la Comunitat. 

Uno de los objetivos del citado impuesto es que la recaudación obtenida vaya disminuyendo de forma progresiva en los próximos años, en la medida en que se vayan reduciendo los efectos medioambientales o se reorienten las actividades hacia formas más eficientes, desde el punto de vista ecológico.

Eliminación de residuos en vertederos

El impuesto sobre la eliminación de residuos en vertederos nace con el objetivo de fomentar el reciclado y dotar de un valor energético a los residuos, además de tratar de disminuir los impactos sobre el medio ambiente derivados de su eliminación en los vertederos de la Comunitat.

El rendimiento del impuesto se orientará a financiar programas de gasto de la Generalitat en el ámbito de la planificación, el control, la gestión y la eliminación de los residuos.

El impuesto grava el depósito de residuos en vertederos públicos o privados de la Comunitat para su eliminación.

No quedan sujetos al impuesto, entre otros casos, el depósito de residuos en obras de restauración o relleno; el generado con fines agrícolas, ganaderos o para la producción de energías renovables; o el depósito de residuos producidos en las industrias mineras.

Se encuentran exentos, entre otros casos, la entrega en vertederos de residuos procedentes del reciclado de otros residuos; las entregas ordenadas por las autoridades en situaciones de fuerza mayor o catástrofe, así como las entregas en los vertederos de los residuos domésticos producidos en los hogares, por lo que el coste derivado de este impuesto no se trasladará a las tasas de recogida y tratamiento de basuras urbanas que pagan directamente los ciudadanos.

Las tarifas aplicables distinguen los residuos según su peligrosidad o no peligrosidad, y hacen más onerosas las entregas directas a vertedero de residuos que hubieran sido susceptibles de un proceso previo que valorara si se podía reutilizar, frente a aquellos que, por su naturaleza, no se pueden reciclar.

Se prevé una recaudación anual por este impuesto de alrededor de 1,57 millones de euros en la Comunitat. 

Se trata de un impuesto que existe ya en varias Comunidades Autónomas, como Madrid, Murcia, Cantabria, Castilla y León o Cataluña.  

Comentarios