Colombia, un paso más cerca de ratificar Convenio de Minamata

0
7
  • Colombia, paso más cerca ratificar Convenio Minamata
  • 74 países han ratificado el convenio, que entró en vigor a nivel mundial este mes.
  • En la primera Conferencia de las Partes, en septiembre de 2017, se empezarán a tomar decisiones necesarias para la reglamentación e implementación del Convenio de Minamata.

Sobre la Entidad

MinAmbiente
Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de Colombia. 
7

Fue aprobado en segundo debate en el Senado de la República el proyecto de Ley para ratificar el Convenio de Minamata sobre Mercurio, que facilitará el cumplimiento de metas de disminución y eliminación del uso de la sustancia en Colombia.

El ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Luis Gilberto Murillo, explicó que cerca del 55% del mercurio usado en Colombia se destina a la minería de oro, a la extracción ilícita de minerales y al uso en algunos elementos de la industria, y por eso se trabaja para eliminar su uso en minería para el 2018 y de la industria en el 2023.

Hago un llamado de urgencia para que en Colombia culminemos con éxito el proceso de ratificación pues los beneficios son muchos; podremos acceder a recursos internacionales y fortalecer acciones que ya hemos venido impulsando a nivel nacional”, dijo el ministro de Ambiente, Luis Gilberto Murillo y agregó que además se podrá controlar la importación y comercio de mercurio, la gestión de los sitios y residuos contaminados con esta sustancia y el fortalecimiento de las capacidades institucionales para abordar y controlar el uso del mercurio y así cumplir con la obligaciones de la Ley 1658, que además fija requisitos e incentivos para su reducción y eliminación.

Colombia ha venido implementando instrumentos de regulación de la sustancia como el Plan Nacional Único de Mercurio, planes sectoriales, el Decreto 2133 de 2016 que establece medidas de control a la importación y comercialización de mercurio y los productos que lo contienen, entre otras.

El Convenio de Minamata servirá para complementar y reforzar estos esfuerzos nacionales con miras a avanzar hacia las metas fijadas

Además está el Registro Único de Usuarios de Mercurio y la Ley de Mercurio, entre otros, que permiten la eliminación gradual de su uso y la reconversión productiva de las actividades que lo utilizan. Colombia avanza en la implementación de este plan a través de un trabajo conjunto con los ministerios de Minas, Comercio, Salud, Trabajo, Defensa, Cancillería y las entidades del sector ambiente.

El Convenio de Minamata servirá para complementar y reforzar estos esfuerzos nacionales con miras a avanzar hacia las metas fijadas.

“Los efectos del mercurio no se concentran en una sola región, ya que puede desplazarse a través del agua, el aire, el suelo... y puede reaccionar a las condiciones fisicoquímicas del lugar donde se encuentra, tiene además la capacidad de bioacumularse en las cadenas alimenticias, lo que lo hace extremadamente tóxico para nuestra salud, para la fauna y lo convierte en un gran contaminante de las fuentes y los recursos hídricos”, indicó el Ministro Murillo Urrutia.

El proyecto de Ley fue radicado ante el Congreso de la República el 12 de octubre de 2016 por el Ministro de Ambiente y surtió su primer debate en la Comisión Segunda del Senado. Luego de superado el segundo debate en la plenaria del Senado de la República, el proyecto de Ley pasará a sus dos últimos debates en la Cámara de Representantes.

El Convenio de Minamata

El Convenio de Minamata, cuyo nombre proviene de la enfermedad causada en los años 50 en la ciudad de Minamata, Japón, a raíz de un envenenamiento por mercurio donde murieron alrededor de 900 personas, ha sido ratificado por 74 países y busca proteger la salud humana y el medioambiente de las emisiones y liberaciones consecuencia de las actividades humanas que utilizan el mercurio y sus compuestos.

Las partes del convenio de Minamata reconocen los efectos y particularidades del mercurio en la salud humana, especialmente en los países en desarrollo, derivados de la exposición a la sustancia química de las poblaciones vulnerables, en particular las mujeres, los niños y, a través de ellos, las generaciones venideras.

Comentarios