México y Chile colaboran en proyectos de gestión integral de residuos

0
6

Sobre la Entidad

SEMARNAT
Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales de México.
6
  • México y Chile colaboran proyectos gestión integral residuos
  • Financiamiento conjunto para fortalecer capacidades de familias, comunidades y empresas en manejo de desechos sólidos. Define primera pasantía criterios para emprender proyectos piloto

Con financiamiento del Fondo Conjunto de Cooperación México-Chile, la Semarnat, a través del Centro de Educación y Capacitación para el Desarrollo Sustentable (Cecadesu), y en colaboración con el Ministerio de Medio Ambiente de Chile de la Región de Aysén, impulsa el proyecto “Gestión integral de residuos sólidos, domiciliarios e industriales en poblaciones vulnerables de México y Chile. Estrategias de educación, capacitación y comunicación ambiental”.

Ambos países se proponen formar una red de colaboración bilateral e intercambio de experiencias en materia de sustentabilidad local, así como fortalecer capacidades para manejar los residuos sólidos como una vía para incrementar la resiliencia de las comunidades, las empresas y las familias en municipios vulnerables al cambio climático.

El proyecto plantea acrecentar la comprensión del problema y fomentar el compromiso de los gobiernos locales y los grupos comunitarios en la reducción de riesgos, la resiliencia ante los desastres naturales y el cambio climático, asimismo, posicionar las políticas de gestión de residuos sólidos como una prioridad. Esto implica trabajar en el desarrollo de la capacidad institucional y comunitaria en el conocimiento de los riesgos que se enfrentan, incentivar la comprensión y la concientización pública, reducir los factores de riesgo y prepararse para actuar colectivamente.

Ambos países se proponen formar una red de colaboración bilateral e intercambio de experiencias en materia de sustentabilidad local

En este marco, se desarrolló la primera pasantía del proyecto del 5 al 11 de marzo en los estados de Morelos, Querétaro y la Ciudad de México. Durante las visitas se contó con la participación de diversas instancias de gobierno, entre ellas la Dirección General de Fomento Ambiental Urbano y Turístico de la Semarnat, la Dirección General de Planeación y Coordinación de Políticas y la Agencia de Gestión Urbana de la Secretaría del Medio Ambiente de la Ciudad de México, la Secretaría de Desarrollo Sustentable del estado de Morelos, la Secretaría de Desarrollo Sustentable del estado de Querétaro y la Secretaría de Servicios Públicos del municipio de Querétaro.

Las delegaciones chilena y mexicana compartieron experiencias sobre las fortalezas institucionales de ambos países, en particular en materia legislativa. Por su parte, funcionarios del CECADESU expusieron la nobleza del Programa de Fortalecimiento de Capacidades Locales, orientado a incrementar la resiliencia de comunidades vulnerables.

En el encuentro se analizaron los factores de riesgo relacionados con los residuos sólidos urbanos y su impacto en la salud humana, el ambiente y la economía de las comunidades, y se estudió una serie de estrategias e iniciativas tanto civiles como gubernamentales que permiten visualizar los residuos como un recurso y convertir el problema en una oportunidad. 

Con esa perspectiva se establecieron los criterios que deberán guiar los proyectos piloto que se aplicarán en ambos países: el fortalecimiento de capacidades locales, sustentabilidad empresarial y comunitaria, asociacionismo comunitario/municipal, reconstrucción del tejido social, enfoque de género, reducción del riesgo, seguridad alimentaria, conservación de la biodiversidad, reducción de emisiones, recuperación de espacios públicos, gestión participativa de los residuos, mejora de la economía familiar y empresarial y reducción de la presión sobre los servicios públicos y los riesgos ambientales.

Se espera que los proyectos piloto brinden la oportunidad de impulsar iniciativas locales innovadoras para generar resiliencia, tales como construcción de biodigestores a partir de residuos pecuarios para generar electricidad, oportunidades para producir biocombustibles y para multiplicar el compostaje municipal, así como el aprovechamiento tanto de alimentos descartados para combatir el hambre de grupos vulnerables como de subproductos de aceites comestibles.

Comentarios