The Ocean Cleanup: Aprovechando la fuerza de las corrientes para recoger plásticos del mar

0
79

THE OCEAN CLEANUP - The Beginning

Sobre la Entidad

Centro Español de Plásticos
Primer Clúster Español de Plásticos y Composites
79

La iniciativa The Ocean Cleanup es un proyecto ambicioso de un joven holandés que se planteó por primera vez en el año 2012, cuando él apenas tenía 19 años de edad. Con esta idea, Boyan Slat, un estudiante de Ingeniería Aeronáutica y autor de esta iniciativa, decidió centrar sus esfuerzos y su talento en el diseño de un proyecto que beneficiará no solo al medio marino, sino a toda la humanidad, contribuyendo, significativamente, a limpiar los océanos de los desechos plásticos.

Por todos es conocido el problema que acarrea la contaminación marina provocada por los desechos plásticos, y numerosas han sido las ideas que se han desarrollado para intentar recoger estos desperdicios y limpiar el mar. Pero hasta el momento, todas las soluciones propuestas para acabar con este problema —desde flotas de barcos basureros hasta la utilización de redes gigantescas— han resultado excesivamente costosas y lentas.

The Ocean Cleanup es una alternativa que aprovecha la fuerza de las corrientes marinas para recoger los desperdicios. Es una estrategia de diseño pasivo que convierte al océano en su propio motor de limpieza.

"Cuando fundé The Ocean Cleanup hace unos 3 años no había una forma real de limpiar las acumulaciones de desechos plásticos en ciertas áreas del océano"

¿En qué consiste el proyecto?

El proyecto plantea el uso de una estructura, ubicada estratégicamente en las corrientes del giro oceánico, formada por unas barreras flotantes sólidas de unos 30 kilómetros de extensión cada una, que forman como una especie de V y de alrededor de 3 metros de profundidad. Este sistema permitirá atrapar el plástico flotante en el agua que arrastran las olas y, además, evitará la captura accidental de organismos acuáticos gracias a la escasa profundidad, permitiendo así que la fauna marina pueda escapar con facilidad de la trampa por debajo de la barrera.

Dicha V concentraría los desechos hacia el centro, donde una enorme plataforma cilíndrica situada en la intersección de los dos brazos se encargaría de recoger todo el plástico. Estos desechos podrían ser transformados en combustible por medio de la pirolisis, haciendo de la recolección de plástico en el mar un negocio rentable para las grandes empresas. Para ello, la planta dispondría de una capacidad de procesamiento de 10.000 metros cúbicos, además de 162 paneles solares que suplirían las necesidades energéticas de la plataforma. Según afirma Boyan Slat, este proceso resultaría 33 veces más barato que las soluciones de limpieza oceánica convencionales, y lo que es más importante, actuaría 7.900 veces más rápido.

Pero el proyecto va algo más allá, pues en el caso de los plásticos más voluminosos, que pudieran entorpecer un poco el proceso, una cinta transportadora los trasladaría hacia una trituradora, todo ello alimentado por paneles solares.

Según palabras del propio Boyan: “Cuando fundé The Ocean Cleanup hace unos 3 años no había una forma real de limpiar las acumulaciones de desechos plásticos en ciertas áreas del océano. Me dí cuenta que las líneas de costa son muy eficientes a la hora de recoger el plástico. Desafortunadamente no hay una masa de tierra en el medio de los giros oceánicos, por lo que entonces me propuse desplegar una larga serie de barreras flotantes unidas al fondo del mar. Esto actuaría como una costa artificial, permitiendo al océano llevar los desechos plásticos hasta esta “costa artificial” con sus mismas corrientes."

El prototipo ya se ha probado en el Mar del Norte y se ha convertido en el primer sistema de limpieza del océano jamás probado en el mar.  El objetivo de los integrantes del proyecto es ser capaces de iniciar la limpieza del Pacífico Norte en 2020.

Comentarios