Sabadell estrena red de recogida neumática del centro de la ciudad

0
115
115
  • Sabadell estrena red recogida neumática centro ciudad

(Sabadell) El nuevo sistema de recogida neumática de residuos en el centro de la ciudad de Sabadell se puso en en marcha ayer por la tarde, después de que durante los meses de noviembre y diciembre se hayan realizado las pruebas necesarias para verificar el buen funcionamiento de la compleja maquinaria.

La recogida neumática permitirá fomentar aún más la recogida selectiva, ya que estará operativa las 24 horas del día, 365 días al año, y será de fácil utilización también para personas con movilidad reducida.

La totalidad de los buzones repartidos por el Centro es de 140. Cada búnker (punto de recogida) dispone de 4 buzones, uno para cada fracción que se recoge, o sea, papel y cartón, envases ligeros, materia orgánica y resto.

Una vez funcione el nuevo sistema, la mayor parte de los actuales contenedores de la vía pública desaparecerán (excepto el de vidrio), lo que representará que se dejarán de hacer 30.000 km al año en transporte de residuos, lo que supone un ahorro anual de 300.000 euros y también una reducción de 7,8 toneladas de emisión de CO2 a la atmósfera. Tal y como ha señalado el alcalde accidental, Juan Carlos Sánchez, "la puesta en marcha de la recogida neumática en el Centro es una mejora muy importante para la ciudad, ya que se amplía el servicio a un gran número de ciudadanos y, además, es la primera vez que se implanta la recogida neumática en un barrio consolidado urbanísticamente". Y ha añadido que "ahora ya no será necesario poner y quitar los contenedores cada día en las calles estrechas del Centro, tal y como se hacía hasta ahora. Por lo tanto, el ciudadano podrá tirar la basura a cualquier hora del día, de una manera más limpia y, al mismo tiempo, en beneficio para el espacio público".

Uso de los buzones

Para hacer un buen uso de la recogida neumática los usuarios deben utilizar bolsas que quepan por la puerta del buzón, no forzar la introducción de la bolsa y no verter voluminosos, aceite, pintura o escombros, que deben llevarse al Punto Azul.

Además, los comerciantes que tengan cerca un buzón de recogida neumática tienen una llave especial para abrir y cerrar una compuerta de dimensiones superiores, atendiendo sus necesidades.

Ampliación de la Central de recogida

La primera fase para poder implantar la recogida neumática de residuos en el Centro duplicó su capacidad. Las obras, que se hicieron en otoño del año pasado, integraron en el edificio del parque de Catalunya dos plantas soterradas para meter el sistema de nuevos contenedores.

El edificio ha quedado, por lo tanto, parcialmente enterrado, manteniendo la planta actual para la entrada y salida de los contenedores y soterrando la parte de entrada de la basura. La nueva construcción tiene ahora una superficie aproximada de 1.300 m2 y se ha convertido en la central subterránea de cuatro fracciones más grande del mundo.

Una vez entre en servicio la obra se beneficiarán 9.500 personas. Es decir, que junto con la red de Can Llong, un 13% de la población tendrá acceso a la recogida neumática, un porcentaje muy superior a la media de Cataluña (4%), España (1%), Europa (0, 2%), o incluso de los países nórdicos, pioneros del sistema, y ​​que dan servicio a un 8% de la población.

Funcionamiento

La recogida de residuos se estima que se hará 2 veces al día y consistirá en poner en marcha un sistema que creará una corriente de aire que atraerá los residuos depositados por los ciudadanos a cualquier hora del día en buzones en la calle. Esta basura será transportada hacia la central a una velocidad de entre 60 y 70 km / hora.

Una vez lleguen al equipamiento del Eix Macià, los residuos serán separados del aire de transporte y caerán al compactador, que los introducirá en el contenedor correspondiente. Mientras, el aire de transporte será tratado en una sala de filtros antes de ser devuelto, limpio, a la atmósfera. Los contenedores de la central, una vez llenos, serán cargados para su transporte al destino final que corresponda.

Los trabajos han sido realizados por la empresa UTE ENVAC IBERIA, SA y Servial por un coste de 9,1 millones de euros, de los que 7,8 los ha financiado la Unión Europea.

Comentarios