El 30% de los contenedores de residuos de Palma de Mallorca están controlados vía satélite

0
130
130
  • 30% contenedores residuos Palma Mallorca están controlados vía satélite

El teniente de alcalde de Medio Ambiente de Palma y presidente de Emaya, Andreu Garau, ha presentado este lunes el proyecto de Tecnificación del Área de Medio Ambiente (TAMA) de dicha empresa municipal .

"El 30% de los contenedores de residuos están controlados vía satélite, aunque las nuevas tecnologías llegarán a todos ellos el próximo año". Lo aseguró Garau, quien destacó la importancia de la instalación de sensores digitales debido a que "permitirá ahorrar más de medio millón de euros al año". Con este proyecto de tecnificación, desde el centro de control de Emaya pueden conocer el porcentaje de residuos de cada contenedor, por lo que los camiones de recogida acuden directamente a los que están llenos, sin tener que parar a inspeccionarlos todos.

De este modo, la empresa municipal de limpieza ahorra en combustible, mantenimiento de vehículos y tiempo. "El objetivo es ser más rápidos y más eficientes, ya que se puede hacer más con menos recursos", en palabras de Garau. Además del sensor volumétrico, que controla la capacidad, los técnicos están instalando unos sensores de posicionamiento de los depósitos.

La optimización de rutas no se aplica a la fracción de recogida de fracción resto, sino solo a la recogida selectiva, ya que los camiones de basura "tienen que pasar todos los días para que no haya malos olores", tal como detalló el concejal. Aunque los sensores estarán en todos los depósitos (10.419) y papeleras (5.668) de la ciudad, debido a que también permiten, por ejemplo, "saber cuáles son los puntos que requieren mejorar el servicio y atender esa necesidad, bien con la instalación de un contenedor más o aumentando la frecuencia de recogida en esa ruta", según el presidente de Emaya.

Por ahora, los contenedores soterrados instalados la pasada legislatura son los más adaptados a las nuevas tecnologías, ya que todos tienen los citados sensores volumétricos y de geoposicionamiento.

De forma experimental –por ahora lo están probando en tres camiones de recogida–, también están "analizando la posibilidad de pesar los residuos, sobre todo para saber cuánto depositan los hoteles", lo que permitiría cobrar una cuantía especial, tal como se realiza en otros lugares.

A largo plazo, Andreu Garau prevé "cambios estructurales" en dicha área de Medio Ambiente, pero el objetivo "no es reducir el personal, sino ofrecer un mejor servicio, incluso en zonas donde ahora no lo tienen". Asimismo, el desarrollo al 100% del proyecto de tecnificación les permitirá "vender este servicio de valor añadido a otras compañías", tal como apuntó.

Para completar la instalación de los sensores, Emaya tendrá que invertir 200.000 euros el año que viene, que se sumarán a los 700.000 euros ya gastados para la adquisición de la tecnología y poner en marcha el sistema, que se inició la pasada legislatura y se completará en ésta.

Comentarios