Microplásticos en el mar: ¿Cómo hacerles frente?

0
58
  • Microplásticos mar: ¿Cómo hacerles frente?

Sobre la Entidad

AIMPLAS
Instituto Tecnológico del Plástico
58

Desechos en mares y océanos encontramos de todo tipo de materiales: madera, metal, vidrio, textil, plástico. La mayoría de ellos proceden de los 142 países que están a menos de 50 km del mar (turismo costero, centro de la población, desechos de horticultura/agricultura, vertederos ilegales, residuos de zonas industriales, etc.).

Si nos centramos en los materiales plásticos, según la Universidad de Georgia en EEUU, estaríamos hablando de que actualmente hay en el mar 8,8 millones de toneladas de residuos plásticos, siendo China, Vietnam, Tailandia, India, Filipinas, Marruecos, Nigeria, Egipto, Mauritania, Senegal, Sudáfrica, EEUU y Brasil, quienes lideran el ímprobo ranking en la generación de estos desechos.

Uno de los aspectos que más interés despierta en la comunidad científica es el de los microplásticos, es decir, aquellos con un tamaño menor de 5 mm. Por su densidad, este tipo de plásticos suelen encontrarse en la superficie marina, sin embargo, la acción de microorganismos (ej. biofouling) puede hacer que vayan descendiendo a lo largo de la columna de agua imaginaria que existe desde la superficie hasta el fondo marino.

El uso de microplásticos en cosméticos está siendo analizado en diferentes países desde el punto de vista legislativo

Podemos distinguir dos tipos de microplásticos: primarios y secundarios. Los primarios son aquellos que se generan con una finalidad, normalmente para ser utilizados como abrasivos (exfoliantes, dentífricos, productos de limpieza de fachadas, etc.).

Entre los secundarios encontramos aquellos que se degradan o se separan de otro material. En esta tipología estarían tanto aquellas microfibras que se desprenden de ciertas prendas en el momento de lavarlas y que por su tamaño no pueden ser filtradas en las depuradoras, llegando al mar. Pero la mayor parte de los microplásticos que encontramos en el mar son el resultado de la fragmentación (causada por la radiación solar) de los desechos marinos.

El uso de microplásticos en cosméticos está siendo analizado en diferentes países desde el punto de vista legislativo.

Fue prohibido en EEUU en diciembre de 2015 (Microbead-Free Waters Act of 2015), una normativa que entrará en vigor el 1 de julio de 2017.

Además, hay otros países que están valorando en sus parlamentos su veto: Reino Unido, Holanda, Austria, Bélgica y Suecia.

Pero no solo la legislación condiciona las estrategias de las empresas, también la opinión pública. Algunas empresas como el grupo l’Oreal o Unilever ya han anunciado en sus páginas web que dejarán de utilizar este tipo de materiales en sus productos por la presión de diferentes agentes sociales.

¿Cuáles son las tendencias en innovación para abordar el reto de los microplásticos? Por un lado evitar que se generen, mejorando las propiedades de los materiales plásticos para dificultar esa fragmentación, y la eliminación o sustitución de algunos materiales o productos. Por otro, llevar a cabo acciones correctivas, como poner filtros que eviten que esos microplásticos de uso doméstico lleguen al mar.

Comentarios