Causas de la pérdida y desperdicio de alimentos en España

0
195
  • Causas pérdida y desperdicio alimentos España

Sobre el blog

Jorge Castañeda Pastor
Activista multi-causa. Aquí escribo sobre reciclaje, reutilización y reducción del consumo (y el desperdicio) como vías para contribuir a un mundo sostenible y libre de pobreza y desigualdad
195

Temas

Hace algunas semanas compartía algunos datos que muestran la dimensión del problema del desperdicio de alimentos en España. Es ahora el turno de buscar las causas y para ello he estado leyendo la Guía de recomendaciones para la acción ¿cómo reducir las pérdidas y desperdicio de alimentos? de la Alianza Nacional contra el Hambre y la Malnutrición de España.

En sus páginas he encontrado lo siguiente:

Causas de carácter general

  • La gran distancia geográfica entre productores de alimentos y consumidores hace que los alimentos tengan que viajar muchos kilómetros y, por tanto, que disminuya su vida útil al llegar al destino final.
  • Esa distancia también genera desconocimiento entre las primeras fases, la producción, y la última, el consumo, lo que provoca “desfases cuantitativos entre producción y consumo, “selección inadecuada de productos” o “preferencias alimentarias de los consumidores que no encajan bien con los ciclos productivos”.
  • “Hay falta de formación y sensibilización acerca de las negativas consecuencias económicas, sociales y medioambientales de las PDA [pérdidas y desperdicio de alimentos] en los diferentes sectores y los diversos actores que participan a lo largo de la cadena alimentaria. (…) Da la impresión de que en las últimas décadas se ha ido consolidando cierto patrón cultural que, entre otras cosas, ha llevado a dejar de ver las PDA como algo negativo, de forma que no hay reparo en aplicar unos criterios de consumo que, partiendo de parámetros más estéticos que cualitativos, se traducen en un incremento de las PDA. Incluso hay parte de la sociedad que el esfuerzo de aprovechar los alimentos y evitar el desperdicio da mala imagen”.
  • Falta de interés y compromiso político de las administraciones a diferentes niveles.
  • El propio funcionamiento de fijación de precios del sistema unido a la falta de internalización de costes medioambientales ya que, “Incluso se consienten prácticas de especulación que provocan la pérdida de cosechas para mantener o aumentar los precios”.

Causas anteriores a la recolección

  • “Los deseos del consumidor y las exigencias del mercado pueden ejercer presión para producir cualquier producto en cualquier época del año, en ocasiones en contra de los ciclos agrícolas normales, asumiendo mayores riesgos de pérdidas”.

Causas durante la recolección y primera manipulación

  • Los estándares estéticos (forma, color, tamaño,…) que cada vez priman más, incluso por encima del valor nutricional del alimento, llevan a que se descarte una parte de la producción válida desde el punto de vista de la alimentación.
  • “La desconexión entre productores y consumidores, junto a algunos factores coyunturales, pueden generar en determinados momentos significativos excedentes de producción que no encuentran una demanda efectiva”.

Causas relacionadas con el transporte y logística

  • La distancia entre productor y consumidor, tanto en kilómetros como en pasos en la cadena, “aumentan los riesgos de pérdida motivados por causas diversas como pueden ser fallos en la cadena de frío, la imposibilidad de cumplir los tiempos de entrega o los daños físicos sufridos por los alimentos durante el transporte”.

Causas asociadas a la cadena de suministro de la distribución y venta

  • Nuevamente numerosos pasos en la cadena que reducen el tiempo de vida útil en el destino final, fallos en la cadena de frío y conservación, gestión inadecuada de stocks,…
  • “Las rigurosas exigencias normativas de seguridad alimentaria hacen que se deban descartar alimentos mal etiquetados o mal envasados o que llegan a la parte final de la cadena de suministro con muy poco margen para su venta, de acuerdo a las fechas marcadas en el etiquetado”.
  • La ‘moda’ de tener los lineales absolutamente llenos de productos hasta el final de la jornada produce pérdidas, en unos casos por daños mecánicos, en otros porque queda producto sobrante al final del día que no es reutilizaban al día siguiente y en otros porque los consumidores suelen elegir los productos que tienen vida útil más larga, por lo que se pueden quedar sin vender los que deberían haber salido primero”.

Causas en los hogares

  • La publicidad y patrones culturales que nos llevan a pensar en que las neveras, despensas y alacenas deben estar llenas produce desajustes entre lo que se compra y lo que se necesita.
  • Pérdida de tradiciones orientadas al aprovechamiento al máximo de los alimentos y las sobras.
  • Desconocimiento del impacto social y ambiental del desperdicio de alimentos.
  • Condiciones de venta de los alimentos: etiquetados confusos, de difícil comprensión o con insuficiente información; confusión entre las fechas de consumo preferente y caducidad; envases inadecuados en forma y/o tamaño; productos que llegan al punto de venta con un margen de vida útil demasiado pequeño; desaparición de la venta a granel para determinados productos; ofertas que impulsan a comprar más cantidad de la necesaria; condicionamiento de estándares de “calidad” cuestionables”.

 

Nota: la imagen de cabecera de este post es parte de la portada de la Guía de recomendaciones para la acción ¿cómo reducir las pérdidas y desperdicio de alimentos?

Comentarios